La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, firmaba ayer un manifiesto llamado ¡Por una Navidad sin Amazon! en el que personalidades políticas y culturales, asociaciones medioambientales y organizaciones de solidaridad o defensa del consumidor, federaciones de comerciantes, ciudadanos y ciudadanas apuestan por una Navidad sin comprar el la multinacional.

«La crisis sanitaria que atravesamos ya ha tenido consecuencias dramáticas en Francia: han desaparecido miles de puestos de trabajo, el desempleo ha llegado al 9% y un millón de personas han caído en la pobreza», señala el manifiesto. «Esta situación sin precedentes es consecuencia directa de nuestros métodos de producción, globalizados, y nuestro consumo de recursos naturales, irrazonable. Para salir de esta crisis necesitamos recuperar dos cosas: nuestra soberanía nacional y europea, y nuestro espíritu solidario», afirma.

El texto pide a la ciudadanía que se centre «en nuestras tiendas locales, las del centro de las ciudades. La contención también puede obligarnos a recurrir, más de lo habitual, a pedidos online. Afortunadamente, existen alternativas a Amazon para el comercio electrónico responsable» «Para que la Navidad siga siendo la más hermosa de las celebraciones de fin de año, sigamos convirtiéndola en un momento de convivencia, compartir y solidaridad. Realmente lo necesitamos», señala.

Jeff Bezos, CEO de Amazon
Jeff Bezos, CEO de Amazon

Barcelona sin Amazon

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se ha unido al mensaje de su homóloga de París y ha pedido a los barceloneses no comprar en Amazon ni en grandes plataformas online esta Navidad, sino que lo hagan en el comercio de proximidad para ayudarles ante la crisis provocada por la pandemia de la Covid-19.

«Nada de comprar en Amazon ni en grandes plataformas que no solo no tributan, sino que no tienen ningún valor añadido en nuestra ciudad, y vayamos a las tiendas, bares y restaurantes que tanto nos han dado», ha reclamado la edil durante la entrega del Premi Barcelona Comerç 2020.

Colau había recibido la petición de un gesto de apoyo por parte del representante del comercio en la patronal PIMEC, Alejandro Goñi, que instó a Colau a pedir que la ciudadanía “derive” las compras de Amazon “al comercio de proximidad”. Goñi agradeció a Colau su gesto en las redes sociales. Durante su intervención, Colau ha trasladado su apoyo a los comerciantes de la ciudad y ha llamado a ayudarles comprando en el comercio de barrio: «Nos necesitan igual que nosotros los necesitamos a ellos».

«Si el comercio y la restauración están cerrados a la ciudad le falta media alma. Para tener una ciudad más segura, viva, cohesionada, necesitamos que comercio, bares y restaurantes puedan superar estos momentos tan difíciles», ha expresado. La alcaldesa ha reconocido a los comerciantes y restauradores su esfuerzo durante toda la crisis sanitaria, cuando “los cierres totales o parciales han puesto al límite a los negocios de la ciudad, conocemos su angustia y el sufrimiento por los puestos de trabajo”; pero también ha celebrado que durante el confinamiento la ciudad “valoró que la ciudad no sería lo que es sin su comercio, bares y restaurantes de barrio”.

«Hacen trampas»

El socio de gobierno de Colau, el socialista Jaume Collboni ha apoyado las palabras de la alcaldesa y ha reprochado a las grandes plataformas de comercio electrónico que “hacen trampas, porque entre otras cosas son plataformas que no pagan los impuestos que deberían en la ciudad y en el país”.

“Cada vez que se compra un producto que se podría comprar en una tienda de la ciudad, es como si le restáramos una oportunidad”, ha lamentado. El PSC impulsa en Barcelona la creación de una tasa Amazon, para gravar a plataformas de comercio electrónico.

Olvídate de Amazon: apoyemos el comercio local
Olvídate de Amazon: apoyemos el comercio local

Amazon responde

Las declaraciones de que han provocado la respuesta del gigante comercial. Amazon ha recordado que «trabaja con más de 2.000 pequeñas empresas y comerciantes en Cataluña, que lidera el ranking de comunidades con más pymes que venden en las tiendas de Amazon».

En Cataluña, la plataforma de entregas ‘delivery’ dispone de 3 centros logísticos en El Prat, Martorelles y Castellbisbal; un centro logístico urbano en Barcelona que ofrece entregas rápidas a través de Prime Now, un centro de distribución en Barberá del Vallés y 3 estaciones logísticas ubicadas en Barcelona, Martorelles y Rubí, según ha resaltado Amazon.

En el comunicado ha especificado también que las pymes catalanas que venden en Amazon, «son las segundas que más exportan de España y registraron en las tiendas de Amazon ventas internacionales superiores a los 100 millones de euros en 2019». Amazon también tiene un Centro de Desarrollo de Software en Barcelona «que da empleo a ingenieros, desarrolladores de software, científicos de datos y expertos en aprendizaje automático y almacenamiento en la nube, además de un centro de soporte para pymes del Sur de Europa», según ha añadido la empresa en su respuesta.

Amazon no lo necesita: récord de ventas

Amazon no está en problemas, más bien todo lo contrario. El grupo estadounidense de comercio online Amazon no solo ha batido las previsiones de ingresos del tercer trimestre sino que ha mejorado las estimaciones para el cuarto trimestre, que coincide con un repunte del consumo por la Navidad y el Prime Day.

Esta revisión al alza tiene mérito dado que el grupo fundado por Jeff Bezos obtuvo ventas y ganancias récord entre julio y septiembre. Amazon facturó 96.150 millones de dólares (81.780 millones de euros) en el tercer trimestre, lo que supone un incremento del 37,4%. Los analistas esperaban unas ventas de 92.700 millones de dólares. Para octubre-diciembre, Amazon espera que sus ingresos oscilen entre 112.000 y 121.000 millones de dólares, una horquilla superior a los 112.320 millones que augura el mercado.

Quien sí necesita apoyo es el sector del comercio local supone el 13 % del PIB y es el sector que más empleo concentra, un 17 % (tres millones de empleos). Además, históricamente posee los puestos de trabajo más estables: el 77,5 % de los asalariados tiene un contrato indefinido, 2,3 puntos por encima del promedio (Informe ‘El sector comercio en la economía española’, de Departamento de Economía de CEOE).

El grueso de la economía española son estas pequeñas empresas. La crisis provocada por la COVID-19 ha causado verdaderos estragos en todos los sectores y uno de los que se ha visto más afectado ha sido el comercio local. Así lo afirma un reciente estudio llevado a cabo por el Centro de Comercio Internacional, que determina que el 55% de las empresas están teniendo serios problemas para seguir adelante; de estas, el 64% son de ámbito local.