Esta acción critica el «juicio a la democracia» contra el presidente de la entidad, Jordi Cuixart, y el resto de acusados en el proceso, y consideran que se está juzgando el derecho de manifestación y reunión, y los derechos civiles.

Òmnium también ha organizado en toda Cataluña más de 100 puntos informativos con esta reivindicación, que Llansana ha resumido afirmando que el Estado está haciendo una «campaña de criminalización» de la libertad de expresión.

Ha afirmado que se demuestra con el dictamen de la Junta Electoral contra el uso en TV3 de las palabras ‘presos políticos’, ‘exilio’ y ‘juicio a la represión’; y también con el testimonio de guardias civiles esta semana el juicio, donde «han criticado los carteles donde decía ‘Democracia».

Y ha lamentado que, mientras tanto, «la ultraderecha goza de toda impunidad para hacer discursos antidemocráticos en las calles de Barcelona», en alusión implícita al acto de Vox de este mismo sábado.