María Neira, médica española y directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS ha explicado cómo los virus, como el ébola, el SARS o el VIH, han saltado de virus a humanos tras la destrucción masiva de selvas y bosques tropicales.

Neira, desde su oficina en Ginebra, reitera la necesidad de que tanto las personas como los Gobiernos entiendan que el cambio climático es un problema de salud pública y no una cuestión de ecología o activismo, tal y como recoge El País.

La científica considera que la deforestación intensa para remplazarla por agricultura intensiva y contaminante, hace que aparezcan especies con las que no estábamos en contacto y que nos pueden transmitir enfermedades. Pasar de tener una foresta tropical a un cultivo con abonos y pesticidas altera el tipo de vectores que pueden transmitir los virus, ha explicado para el citado diario.

La directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS ha denunciado el 70% de los últimos brotes epidémicos han comenzado con la deforestación y como ejemplo ha citado los virus del ébola, el sida y el SARS.

Para prevenir esto, Neira considera que el medio ambiente, que es el que nos da los recursos para sobrevivir, no se puede destruir ni contaminar. «Es importante que la gente entienda que el cambio climático no es una cuestión de ecología o activismo, sino de salud pública», señala.

La científica explica también que el calentamiento global no solo derrite los glaciares o pone en peligro a los osos polares sino que produce muertes en seres humanos. «Creo que se ha hablado mucho de cómo sube el nivel del mar o cómo se afecta la capa de ozono, pero nos faltó explicar cómo todo eso en el fondo tiene un impacto tremendo en nuestra salud. A veces, de forma arrogante, decimos que hay que salvar el planeta. Y no. Nos tenemos que salvar a nosotros mismos. El planeta lo estamos destruyendo, pero va a encontrar la manera de sobrevivir; los humanos no», ha indicado.

La OMS denuncia que “el 70% de los últimos brotes epidémicos han comenzado con la deforestación”
La OMS denuncia que “el 70% de los últimos brotes epidémicos han comenzado con la deforestación”

María Neira tiene claro que en la lucha contra el medio ambiente siempre perdemos los humanos. Los fenómenos metereológicos que está desatando el cambio climático, como tsunamis, huracanes o la fuerte nevada que hubo hace pocos días en Madrid hace que la población se paralice.

La OMS recomienda conocimiento y transición hacia energías limpias y renovables

Como medidas urgentes para evitar el deterioro del medio ambiente y de la salud pública que recomienda la OMS, la científica señala el conocimiento y la transición hacia energías limpias y renovables. En su opinión, primero es necesario que la gente entienda la relación entre cambio climático y salud, «que sus pulmones, su sistema cardiovascular y su cerebro están en riesgo por la contaminación» y, segundo, la transición a energías limpias reduciría la cantidad de muertes prematuras causadas por la contaminación del aire y generaría una economía que nos ayudaría a salir de la crisis que desató el coronavirus.

«Cada dólar invertido en energías renovables va a generar cuatro veces más trabajo que un dólar invertido en energías fósiles. Esta puede ser una estrategia contra la desigualdad que ha agudizado la pandemia», ha señalado la científica.

Otras recomendaciones son tener un sistema de transporte público sostenible y limpio y eliminar el uso de coches en los centros urbanos y no tener ciudades superpobladas como las de ahora. La densidad poblacional ayuda a que cualquier virus o bacteria se trasmita más rápido y mejor. Asimismo «la mala planificación de las ciudades también hace que tengamos una vida sedentaria, que la polución termine en nuestros pulmones e incluso que haya un problema grave de salud mental porque no se facilita la interacción social», ha explicado

Lo que hay que hacer, según Neira, es crear ciudades de cero emisiones de carbón, ciudades verdes y con economía circular. Además, las decisiones estratégicas que definen hacia dónde debe avanzar un país tienen que poner a la salud y al medio ambiente por delante. Hay que invertir en energías limpias.

«Esa decisión combate, al tiempo, al cambio climático y las enfermedades que genera. Además, hay que reducir la deforestación y tener prácticas agrícolas más sostenibles», zanja.

close

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.480 suscriptores.