Stéphane Dujarric, portavoz de la Secretaría General de Naciones Unidas, ha denunciado este miércoles la muerte de al menos 67 personas en Birmania como consecuencia del golpe de Estado llevado a cabo por la junta militar el pasado primero de febrero.

«Nuestro equipo de la ONU sobre el terreno sigue profundamente preocupado por la pérdida de vidas desde que los militares se hicieron cargo del Gobierno de Birmania el 1 de febrero», ha señalado Dujarric en una rueda prensa. El portavoz ha confirmado la muerte de 67 personas, entre ellas niños y mujeres.

«Cientos de personas más han resultado heridas. El equipo de la ONU pide nuevamente a los militares que detengan el uso de la fuerza contra manifestantes pacíficos. El uso de fuerza letal contra manifestantes no violentos nunca está justificado por las normas internacionales de Derechos Humanos», ha denunciado.

Dujarric ha alertado también de «los nuevos esfuerzos» llevados a cabo en por la junta militar «para socavar la libertad de expresión», después de conocerse las nuevas presiones sobre los medios de comunicación independientes.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se ha reunido este jueves, quien ha condenado al Ejército de Birmania por su uso excesivo de la violencia contra manifestantes pacíficos y ha exigido «máxima moderación» a la junta militar en este sentido.

Birmania

200 personas más detenidas por protestar

Algunos medios de comunicación birmanos han publicado en las últimas horas la detención de al menos 200 personas más durante la última jornada de movilizaciones contra las autoridades golpistas en Rangún, el centro económico del país.

De acuerdo con la información publicada por la agencia de noticias Myanmar Now, decenas de personas, la mayoría jóvenes y estudiantes, fueron acorralados y golpeados por las fuerzas de seguridad en el distrito de Okkalapa Norte antes de ser detenidos.

La delegación de la Unión Europea en Birmania también ha alertado de este uso de la fuerza por parte las autoridades en Okkalapa Norte y ha solicitado que a todos los manifestantes «se les permita llegar a sus hogares de manera pacífica».

DEJA UNA RESPUESTA