este martes, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, instó a los Gobiernos del mundo a aplicar un impuesto a los más ricos para afrontar la crisis económica provocada por la pandemia de la Covid-19, un impuesto que ayudaría a reducir las desigualdades a la hora de combatir el coronavirus y acceder a vacunas.

Otra de las acciones prioritarias que propuso fue «invertir en un nuevo contrato social, basado en la solidaridad y las inversiones en educación, los empleos decentes y ecológicos, la protección social y los sistemas de salud que formarían la base del desarrollo sostenible e inclusivo».

Además, instó a reforzar «la arquitectura de la deuda internacional para acabar con los letales ciclos de oleadas de deuda, de crisis de deuda global y de décadas perdidas». «Se necesita un cambio de paradigma que permita alinear al sector privado con las metas globales para hacer frente a los retos futuros, incluidos los provocados por el coronavirus», añadió, e insistió en que para acabar con la pandemia alcanza con un «acceso equitativo a las vacunas para todos, en todas partes».

ONU ya propone el impuesto a las grandes fortunas para afrontar crisis económica
Antonio Guterres

En España ya lo plantea Podemos

Podemos ha propuesto en la Comunidad de Madrid un paquete de medidas fiscales, con las prevé recaudar unos 3.350 millones adicionales, y que incluiría eliminar la actual bonificación del 100% en el Impuesto de Patrimonio para fortunas superiores a un millón de euros, elevando la exención por vivienda habitual de los actuales 300.000 euros actuales a 500.000 euros y aplicando la escala de tipos establecido los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del año 2021.

Además ha propuesto eliminar por completo la bonificación para herencias y donaciones superiores a un millón de euros y situar la bonificación marginal en el tramo entre 500.000 euros y un millón de euros un 50%, ya que la bonificación al 99% en todos los tramos del Impuesto de Sucesiones y Donaciones que rige actualmente en la Comunidad beneficia en mayor medida a los que más tienen.

La formación considera que la Comunidad de Madrid es la única de toda España en la que absolutamente nadie paga el impuesto de patrimonio, lo que convierte a la región en «un paraíso fiscal interior para millonarios», además de suponer una disminución muy importante de ingresos públicos.

También plantea incrementar el límite para aplicar la reducción del 95% sobre el valor neto de la herencia de la vivienda habitual de la persona fallecida de los actuales 123.000 euros a 250.000 euros por heredero.

En cuanto al IRPF, no se tocaría en rentas inferiores a 5.000 euros brutos al mes y se subiría progresivamente en rentas superiores a esta cantidad. En concreto, se mantendrían los tipos para rentas de menos de 60.000 euros anuales, aumentarían un 4% el tipo marginal autonómico en el tramo de 60.000 a 150.000 euros y un 6% en el tramo de renta a partir de 150.000 euros y se reduciría un 0,5% el tipo impositivo del IRPF para el tramo mínimo por debajo de 12.450 euros de base liquidable al año.

DEJA UNA RESPUESTA