Redacción

El ‘habeas corpus’ presentado por el ex presidente Lula da Silva en el Tribunal Supremo Federal de Brasil ha sido denegado. La democracia brasileña está seriamente amenazada cuando desde el poder judicial se pretende, ya no solo inhabilitar al candidato más importante de la izquierda brasileña, sino encarcelar al candidato de la izquierda que encabeza todas las encuestas, en las que derrota con claridad al resto. Estamos, por tanto, ante un golpe político y judicial para impedir esa victoria.

Según Izquierda Unida, la decisión del juez Moro de encarcelar al histórico dirigente del PT obedece exclusivamente a razones políticas: “Se está cometiendo un atropello de los derechos políticos de uno de los más importantes dirigentes de la izquierda latinoamericana y mundial al impedir su candidatura y, con ello, una victoria electoral de la izquierda. Estamos ante una injusticia contra el ex presidente Lula da Silva, acusado de un delito de corrupción con un solo testigo y sin una sola prueba. Pero, además, y lo que es aún más grave, se está produciendo una violación por parte del poder judicial brasileño de la Constitución de este país y el debido proceso legal, así como el reconocimiento a la presunción de inocencia, tal y como se define en su artículo 5, parágrafo 57“.

Se busca empañar la trayectoria honesta y coherente del compañero Lula da Silva y presentarle ante la sociedad brasileña como un delincuente, sin serlo, pero sobre todo lo que se pretende por métodos injustos e ilegítimos es impedir su candidatura hasta ahora claramente ganadora en todas las encuestas y sacar a Lula del proceso electoral. Se pretende impedir la victoria de un proyecto político popular contra el proyecto neoliberal y de derechas de las élites de Brasil“, comentan fuentes de Izquierda Unida.

Desde el pardido denuncian que “se trata de un auténtico golpe antidemocrático promovido por la oligarquía económica brasileña y sus cadenas mediáticas, particularmente el Grupo Globo, y que es continuación del golpe que se dio contra Dilma Rousseff, (a la que habían votado 54 millones de personas), con el objetivo de impedir la continuación y consolidación de las políticas sociales y de distribución de la riqueza impulsadas por los gobiernos del PT en la últimos 15 años“.

El ex presidente Correa: “las élites de Brasil no perdonan que Lula haya sacado de la pobreza a 38 millones de personas“.

La oligarquía brasileña, que considera este país como su finca particular y a la democracia un hecho incómodo para su codicia histórica y su afán de negocio, no quiere dejar fuera de la agenda neoliberal a un país cuya extensión es medio continente latinoamericano. Para eso pusieron a Temer, cuya valoración no puede ser más baja, ni la de Lula más alta. Representan proyectos políticos antagónicos, el de las minorías elitistas, y el de las mayorías populares“, indican desde Izquierda Unida”.

IU condena rotundamente las declaraciones de sectores de las Fuerzas Armadas de Brasil, que se sumaron ayer a este golpe antidemocrático y a esta conspiración de corruptos contra el ex presidente Lula. “Rechazamos las declaraciones del general del Ejército brasileño Luiz Gonzaga Schoroeder, quien afirmó que si el Tribunal Supremo Federal dictaminaba que Lula podía seguir en libertad, habría que llevar a cabo una intervención armada. Rechazamos contundentemente estas amenazas intolerables y fascistas de golpe militar. El señor Gonzaga Schoroeder, como potencial golpista, ya debería estar amonestado, sancionado y, tal vez, procesado por lo que ha dicho. La democracia brasileña no está a su arbitrio y en las democracias los militares no interfieren en política“, indican desde la formación.

Continúa el partido indicando que “este indigno y antidemócrata militar brasileño acusó falsamente a Lula, además, de promover ‘la violencia entre los brasileños y alentar una lucha fratricida’, típica excusa del fascismo frente a proyectos políticos populares con posibilidades de triunfo electoral y frente a la organización política de los trabajadores ante la lucha de clases de los ricos contra los pobres“.

El ex presidente Lula da Silva, que siempre ha defendido vías democráticas y pacíficas de lucha sindical y política, fue víctima de un atentado la semana pasada, en el que grupos paramilitares ametrallaron la caravana en la que viajaba, sin que todavía el poder judicial brasileño que le acusa haya investigado quien lo ejecutó y quien lo decidió. Este atentado sufrido por Lula y sus compañeros del PT continúa en la impunidad, la misma con la que este poder judicial corrupto actúa contra el ex presidente de Brasil, con apoyo mediático y ahora también militar. “O gana la derecha como sea, o todo vale, acusaciones falsas, encarcelamientos, inhabilitaciones y golpes de Estado. Es la democracia brasileña, y no solo los derechos políticos de Lula, la que está siendo amenazada y hoy en juego en Brasil. Si no se impide este atropello el golpismo se habrá instalado como un mal sin solución en la política brasileña“, sentencian desde IU.

O gana la derecha como sea, o todo vale, acusaciones falsas, encarcelamientos, inhabilitaciones y golpes de Estado.

Según el partido español, “los poderosos de Brasil y los poderes antidemocráticos de siempre buscan frenar la voluntad democrática del pueblo brasileño que quiere un nuevo gobierno con Lula como presidente. El corrupto gobierno de Temer ha demostrado en muy poco tiempo que el golpe contra Dilma Rousseff se ejecutó para imponer antidemocráticamente una agenda neoliberal contra las clases populares y el pueblo brasileño. Este pueblo está empeñado en frenar esa agenda de Temer con un cambio de gobierno, hacia uno más popular y socialista del PT con Lula como presidente, un gobierno que trabaje para los intereses de la mayoría social y trabajadora de Brasil”.

Izquierda Unida manifiesta su indignación ante “este atropello golpista que sufren Lula y el pueblo de Brasil. Al tiempo, expresa toda su solidaridad al futuro presidente Lula da Silva, al PT y al pueblo brasileño“.

Estamos seguros de que el pueblo brasileño seguirá rechazando en las calles este tremendo escándalo y encontrará el camino para restablecer la democracia, el respeto a las leyes y a la Constitución para que no logren imponerse quienes defienden el fascismo y el golpismo en este país“, sentencian desde IU.

IU se suma al enorme apoyo internacional expresado a Lula da Silva, exigen su absoluta libertad y el restablecimiento de sus derechos civiles y políticos como candidato. “Acompañaremos al pueblo brasileño, a sus organizaciones populares y al PT en sus medidas de lucha democrática ante semejante injusticia”, finaliza la formación.

Deja un comentario