El exsocialista Abelardo Carballo es desde este martes el nuevo alcalde de Viana do Bolo (Ourense), al prosperar una moción de censura presentada por los cuatro concejales del PP y dos ediles díscolos del PSOE para arrebatar a Secundino Fernández (BNG) el bastón de mando.

El acuerdo entre dos ex socialistas –Abelardo Carballo y Santiago Barja, que pasan al grupo de no adscritos al haber abandonado el partido– y los populares incluye el reparto de la Alcaldía durante los tres años que restan de mandato. Primero, Carballo gobernará durante año y medio, tras lo cual cederá el puesto al portavoz del PP, Andrés Montesinos, quien terminará la legislatura.

El hasta ahora regidor de Viana, Secundino Fernández, ha criticado esta operación porque ha sido llevada a cabo por «personas que traicionan a sus votantes», según ha trasladado en declaraciones a Europa Press a la salida del pleno celebrado este mediodía.

El nacionalista ha reprobado esta estrategia porque con ella «venden el voto que les dieron los vecinos» en los comicios celebrados hace algo más de un año para «volver a meter en el gobierno al Partido Popular, que perdió las elecciones dos veces seguidas incluso bajando cada vez más en votos», ha referido.

Las elecciones municipales del 2019 colocaron al PP como primera fuerza de Viana do Bolo con cuatro concejales, los mismos que el BNG, que consiguió gobernar desde el inicio del mandato gracias a los tres conseguidos por el PSOE –la portavoz socialista, María Páez, será ahora la única que represente a este partido en el Ayuntamiento–.

PANCARTAS Y UN ESCRITO

La presión de los nacionalistas en los últimos días, con pancartas, publicaciones en redes sociales e incluso la presentación de un escrito, no ha servido finalmente para frenar una moción que se ha venido gestando desde finales de junio.

Así, Secundino Fernández ha abundado que «la población de Viana no quería que sucediera esto» y ha hecho mención al documento firmado la semana pasada por 35 pedáneos –elegidos por los vecinos–, que «representan más del 80% de los núcleos de población» del municipio, en el que «rechazaban esta moción de censura».

«La gente estaba totalmente en desacuerdo porque realmente no es lo que votaron, era manipular y vender la voluntad del pueblo de Viana», ha sentenciado el ya exalcalde nacionalista.

ANDRÉS MONTESINOS (PP): «SON UNOS DICTADORES»

El portavoz municipal del PP, Andrés Montesinos –tomará el bastón de mando dentro de año y medio–, ha calificado a los nacionalistas de «dictadores» y ha abundado que «lo demostraron con su mala educación, poniendo carteles y demás».

Montesinos se ha manifestado «muy satisfecho de poder haber quitado» a Secundino Fernández y ha aclarado que el compromiso de los exsocialistas y los populares es el de «llevar Viana adelante y gobernar entre los dos grupos».

EL PSOE APUNTA A BALTAR

Por su parte, el PSOE ha hecho público en redes sociales su apoyo a la única edil socialista que votó en contra de la moción, María Páez, una portavoz «con mucha dignidad que no se corrompió ante los caciques» como «sí hicieron los dos tránsfugas indignos» en una «moción orquestada por Manuel Baltar» –presidente de la Diputación y del PP de Ourense–.