El primer ministro húngaro y líder del partido Fidesz, Viktor Orbán, ha pedido disculpas a sus socios en el Partido Popular Europeo (PPE) por referirse a algunos de sus miembros como «idiotas útiles», para intentar evitar así que el grupo conservador vote su expulsión.

En una carta enviada a varios líderes del PPE, el político nacionalista pide disculpas por haberse referido en esos términos a quienes en el grupo conservador han pedido que el Fidesz sea expulsado por sus políticas y mensajes nacionalistas y críticos con la Unión Europea.

En la carta, enviada a los líderes de los trece partidos dentro del PPE que han pedido la expulsión, Orbán asegura que la expresión «idiotas útiles» es parte de una cita de Lenin, con la que él se refería a una cierta actitud política y no a políticos concretos, y se disculpa ante quienes lo hayan tomado como una ofensa personal.

«Quiero pedirle respetuosamente que, si es posible, reconsidere su propuesta de expulsión», escribe Orbán en la carta.

En ella reconoce que entre su partido y el PPE hay muchas diferencias en temas como la migración o la «defensa de la cultura cristiana de Europa».

En ese sentido, deja claro que no tiene intención de cambiar sus posturas en esos asuntos y opina que no cree que esas discrepancias deban resolverse con la expulsión de uno de los miembros.

Varios partidos miembros del PPE han pedido la expulsión del Fidesz después de que el Gobierno húngaro lanzara una campaña acusando a la Unión Europea (UE) y al presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, de un «complot» para obligar a los países comunitarios a acoger inmigrantes.

El líder del PPE, Manfred Weber, ha exigido a Orbán, entre otras cuestiones, que se disculpe ante la familia conservadora.

Tras reunirse ayer con él, Weber insistió en que el PPE tiene una serie de valores que todos los socios deben respetar.

El 20 de marzo los populares europeos debatirán la solicitud de expulsión del Fidesz del PPE.

DEJA UNA RESPUESTA