La Asociación Petón do Lobo considera que tanto la Consellería de Medio Ambiente dirigida por Ángeles Vázquez como su Dirección Xeral de Patrimonio Natural, gestionada por Belén do Campo se están guiando «por criterios populistas» al mismo tiempo que se apartan de los informes técnicos y científicos para permitir la batida del 30 de agosto en la localidad de Xove. 

Ejemplar de lobo ibérico (Canis lupus signatus) en libertad / Wikimedia Commons

Petón do Lobo se une así a otras asociaciones ecologistas como Ecoloxistas en Acción, ADEGA, Ouriol do Anllóns o el Comité pola Defensa das Rías altas, que han solicitado tanto al Seprona como a la Fiscalía de Medio Ambiente de Lugo y a la propia Consellería la inmediata suspensión de la matanza prevista.

Desde la entidad, consideran que la Dirección Xeral de Patrimonio Natural autorizó la cacería «actuando en contra de los criterios científicos y de los informes técnicos del propio servicio de Patrimonio Natural» que ha constatado la ausencia total de medidas preventivas pese a que los supuestos daños del cánido se llevan produciendo desde hace más de un año.

Para el colectivo, Belén do Campo, como directora del servicio, contradice además el Plan de Gestión del Lobo, según el cual Xove se encuentra en Zona 3, estableciendo como criterios necesarios para autorizar la caza del lobo la existencia de medidas de prevención. Además, en todo caso, personal de la propia Administración sería el encargado de realizar las tareas de abatimiento, pero en ningún caso cazadores.

Además, recuerdan que el 7 de agosto de 2019 y de nuevo el 18 de junio de 2020, las entidades ambientales Rebinxe y Grupo Lobo Galicia informaron en un informe científico-técnico presentado a las autoridades por registro de la situación del grupo familiar de lobos establecido desde hace tiempo en la zona advirtiendo de la desprotección de las reses de ganado menor y recomendando una serie de medidas preventivas sencillas y de bajo costo para implementar con urgencia, facilitando así la coexistencia con el cánino.

Petón do Lobo recuerda que si bien la Administración ha de entender el daño producido a los propietarios de los animales, la Administración «debe velar por los intereses generales», garantizando la conservación de la especie y al mismo tiempo dotando de ayudas e información a los ganaderos y ganaderas de la zona. Sin embargo, la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia está respondiendo «con indiferencia y silencio», lo que parece demostrar que para algunos responsables públicos del Partido Popular «las escopetas suman más que los criterios científicos«.