La coordinadora humanitaria de la ONU en el Yemen, Lise Grande, y el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) han condenado hoy la muerte y herida de varios niños ayer en Saná debido a una explosión que tuvo lugar cerca de una escuela y que el Gobierno de los hutíes atribuyó a un ataque aéreo.

Según la ONU, al menos once civiles, entre ellos cinco estudiantes, fallecieron en el distrito de Sawan de la capital, y Grande ha calificado de «terribles y sin sentido» sus muertes y la herida de otras decenas de personas.

«Deben hacerse todos los esfuerzos para entender las circunstancias que llevaron a esta tragedia», ha agregado en un comunicado.

«Proteger a las personas y la infraestructura civil son principios fundamentales de la ley humanitaria internacional», ha recordado Grande, agregando que las víctimas de ayer son de los más vulnerables y las que están pagando el precio más alto del conflicto.

El Ministerio de Sanidad controlado por los hutíes aseguró ayer en un comunicado que la explosión fue provocada por un bombardeo de la coalición liderada por Arabia Saudí, que interviene en el Yemen en contra de los rebeldes, que dominan la capital y otras zonas del oeste y el norte del país.

Por su parte, el secretario general del NRC, Jan Egeland, ha expresado en un comunicado su repulsa por «los ataques que mataron y mutilaron a niños de colegio en Saná ayer».

El ataque «golpeó una área urbana residencial muy poblada durante el día. Mató a cinco o más niños en sus aulas», ha agregado, sin especificar quién perpetró el ataque ni con qué tipo de armamento.

Asimismo, el NRC ha pedido a la comunidad internacional que lleve a cabo investigaciones independientes de estos ataques contra civiles, y al Consejo de Seguridad de la ONU que facilite las condiciones para que esto sea posible.

Según el recuento de las autoridades hutíes, al menos trece civiles murieron y unos 80 resultaron heridos en Sawan, en el este de la urbe.

Cinco niñas se encuentran entre las víctimas mortales, porque su escuela se vio afectada por la explosión que, según residentes, fue una deflagración en un tanque de gas.

En muchas ocasiones en el pasado la capital yemení ha sido blanco de los bombardeos de la coalición árabe, aunque estos han sido menos frecuentes en los pasados meses.

El Yemen es escenario de un conflicto armado entre las fuerzas leales al Gobierno del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, reconocido internacionalmente, y los hutíes, que le disputan el poder desde finales de 2014.

DEJA UNA RESPUESTA