Un cambio de criterio España prohibió a las ONG de rescate zarpar en búsqueda de embarcaciones de inmigrantes en riesgo, lo que deja a estas personas sin amparo después de que países como Italia les mantengan cerrados sus puertos.

Sin embargo, Proactiva Open Arms, la ONG catalana, ha vuelto al agua aún con riesgo de multas y detenciones. El aviso del Ministerio de Fomento es claro y pone precio a la vida de los migrantes: si la ONG salva a alguna persona, se enfrenta a posibles sanciones de hasta 901.000 euros.

Su presidente, Óscar Camps, denuncia en una entrevista a ElDiario.es que nuestro país «ahora argumenta que como los puertos de Italia y Malta están cerrados, no sería seguro ir hasta España con personas rescatadas«. «Por increíble que parezca, el Gobierno está diciendo que es mejor que la gente se muera ahogada a que esté en la cubierta del Open Arms«, subaraya Camps.

«Lo que no puede hacer el Gobierno es sacar pecho y que el Presidente escriba en un libro lo orgulloso que se siente por haber aceptado que el Aquarius fuese a España y, por otro lado, seguir pagando a Marruecos para frenar la migración, seguir externalizando fronteras, seguir con las devoluciones en caliente, militarizar Salvamento Marítimo, bloquear los barcos humanitarios y poner multas mucho más elevadas que el decreto de Salvini«, respondió el presidente de Open Arms a la pregunta de si el Gobierno tiene una posición clara sobre la labor de las ONG en el Meditarráneo.

Ante la cuestión de si España está siendo más represiva que Italia, Camps lo tiene claro: «yo prefiero que me pare el barco Salvini y no Pedro Sánchez, por las consecuencias económicas y jurídicas«, lo que dice bastante de la posición de nuestro país en el tema.

Quién si lo tiene claro es Oscar Camps: «El rescate no es un objetivo, es una obligación. Los rescates deben hacerse sí o sí, si te los encuentras. Es lo que dice la ley. No vamos a mirar si hay una línea administrativa, una frontera, un decretito, una nota, un despacho donde nos digan no hagáis eso…«. Y continúa: «Que me multen. Si salvo una vida, que me multen y que me embarguen todo mi capital. Esto lo he hablado con mi familia. Yo soy padre y tengo cuatro hijos y espero que me recuerden por tener principios. Y si para eso tengo que pasar por una detención, un embargo o lo que sea, pues lo pasaré«.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario