Entrevistado en Pandemia Digital, el político señala vasco de EhBildu ha expuesto que “la existencia de ETA era un factor de distorsión en la propia relación entre las gentes de la izquierda en Euskal Herria”.

Contextualiza la situación afirmando que «había diferentes expresiones de la izquierda en Euskal Herria y la existencia de ETA significaba un obstáculo para la relaciones normalizadas y para la relación conjunta. Yo me siento parte de la izquierda vasca, sé que la izquierda vasca es plural y creo que la existencia de ETA dificultaba la capacidad de unidad de acción por la posición antes sus acciones armadas”.

Él está, en palabras suyas, “comprometido con la paz y con la no violencia”, del mismo modo que el resto de miembros de Bildu “porque hay un compromiso inequívoco de Bildu con la paz, con la no violencia y con la garantía de no repetición”.

“Es decir, hacer todo aquello que esté en nuestra mano para que jamás vuelvan a existir expresiones de violencia, al menos en lo que nosotros seamos capaces de evitar porque luego hay violencias que están, persisten y poco les importa lo que pueda hacer Bildu”, continúa.

Sin embargo, a su parecer, el Estado «se ha alimentado un relato que consistía en mantener el fantasma de ETA pata tapar cualquier otro tipo de problemas y miserias”.

“El problema que tienen con nosotros no tiene que ver con lo que decimos, sino nuestra propia existencia y la fortaleza que exhibe la izquierda soberanista vasca porque les recuerda que siguen teniendo un problema de encaje territorial”, continúa.

“Me gustaría que la gente entendiera que esto no es un fetiche y que nos ha tocado a nosotros porque ETA era una organización surgida de Euskal Herria y era independentista y socialista y nosotros somos independentistas y creemos en un marco que se puede parecer más al socialismo que a cualquier otra cosa y entonces somos lo mismo y la continuación de. Por eso de ahí lo de filoterroristas etc etc”, concluye.

1 Comentario

  1. El Maquis, DI, ETA, FRAP, GRAPO, surgen porque el estado español era fascista. Nadie puede creerse que que en España existíese una democracia con un GAL amparado por el estado.
    Eso era como decir que Guatemala era una democracia cuando atacaron los militares la embajada española, cuando asesinaron al obispo jesuita.
    Democracia con batallones de la muerte, muy pijo el tema, demasiado pijo.
    Claro que el estado español usó a ETA contra los intereses vascos, y contra los intereses españoles si fuese necesario. Habia y hay otro «estado» en la sombra, está claro.
    Existen motivos sacrosantos inamovibles.
    Tambien el estado español es capaz de que hacer que uno se sienta culpable.
    Por ejemplo: Resistencia Galega no existe como grupo armado por mucho que se esforzase Cosidó, pero hay gente en la carcel por eso.
    El estado español sigue sabiendo extorsionar hasta motivos increibles.
    Con lo de Altsasu, oasa tres cuartas partes de lo mismo, inocentes en la carcel y Fernandez de Mesa de rosita.

DEJA UNA RESPUESTA