En Ostracia (Tiempo de Papel), la obra de Teresa Moure, novelista, ensayista, dramaturga y poeta gallega, además de profesora titular de Lingüística General en la Universidad de Santiago de Compostela, mezcla intimidad e historia en una atrapante obra con forma de biografía apócrifa.

Moure seduce con una narrativa absorbente, didáctica y original, en las que se cruzan las figuras de Vladímir Lenin, Alexandra Kollontai, Nadia Krupskaya y, sobre todo, la vida de la revolucionaria bolchevique francesa Inessa Armand, «la amante de Lenin».

Armand, que se mudó a Rusia en su juventud por mor de un matrimonio que acabó mal, escapó en 1908 del país perseguida por la justicia por distribuir propaganda del Partido Obrero Socialdemócrata y regresó a su París natal. Allí conoció a Lenin, de quien se enamoraría, y otros líderes revolucionarios exiliados en Francia. A partir de ese momento Armand participó activamente en la dirección bolchevique, fundó sociedades feministas y escribió artículos para la revista feminista y revolucionaria Rabotnitsa.

Sin embargo, Ostracia va mucho más lejos que contar una historia sobre el amor en una época de cambios sociales y caída de imperios a favor del pueblo llano. El texto explora las revoluciones internas, el pensamiento, la lucha contra la contradicción en los márgenes del desacuerdo político.

La novela de Moure habla del amor, sí, pero como si de una cuestión política se tratase y de cómo puede encajar en una sociedad igualitaria y justa, acercando a los personajes históricos en los que se basa a una humanidad cruda y llena de dudas y preguntas.

Ostracia puede entenderse como un melancólico relato sobre la política auténtica, tiznado de la pasión y el deseo en un momento irrepetible de cambio, tanto para la protagonista de la novela como del mundo que la rodeaba, a través de sus escritos, cartas, entrevistas a amigos, opiniones del propio Lenin y poemas. Un relato sobre el amor a una época señera y excepcional.

DEJA UNA RESPUESTA