El gallego Ricardo Morado ha abandonado Vox este pasado martes y solicitó su baja como afiliado del partido, algo que anunciaba a través de sus redes oficiales. En el escrito respectivo el ex alto cargo de Vox en A Coruña afirmaba que esta decisión había sido meditada y que no sorprenderá “a aquellos que saben qué es lo que ha pasado en los dos últimos años en Galicia”.

“En otras (zonas) se mueve con actividades, reuniones de afiliados, actividad en la calle. Busquen algo así en mi provincia”, comenzaba reprochando.

No se amilanó a la hora de lanzar un dardo a las últimas declaraciones de Javier Ortega Smith: “Lealtad es decirle a tu jefe lo que está haciendo mal y lealtad de tu jefe es que no te castigue por ello y todo lo demás es sumisión y ese no soy yo”.

Están en su derecho

Desde la formación política ningunean, sin embargo, a todos aquellos que se han dado de baja: “Están en su derecho cuando vinieron y están en su derecho cuando deciden darse de baja. Le recomiendo que no estén preocupados por esa invención de crisis. Somos un partido unido, con un discurso político sólido y consolidado bajo la dirección de Santiago Abascal”, aseguraba Ortega Smith.

“Que uno, dos, diez, cien o 2.000 decidan marcharse están en su derecho, nos encanta. Se pueden ir al PP, a hacer el Camino Santiago o a hacer meditación. La inmensa mayoría de dirigentes, afiliados y cargos están felices y encantados con el proyecto y piensan seguir luchando muchos años más”, sentenció.

Morado, no cesó en su relato de despedida: “He dedicado años de mi tiempo y de mis hijos a pelear, mucho, contra el PP y el nacionalismo para que este señor, utilizando su posición, se permita el lujo de faltar al respeto a mí y a tantos en lugar de agradecer los servicios prestados y ser mínimamente elegante. No aprendemos”.

DEJA UNA RESPUESTA