El empresario leonés José Luis Martínez Parra, vicepresidente de la constructora Teconsa, acaba de convertirse en otro de los arrepentidos del caso Gürtel al confesar el pago de un soborno millonario a cambio de la adjudicación de obras públicas.

La confesión de Martínez Parra se produce meses después de que en noviembre de 2020 fuese condenado a 11 años y siete meses de cárcel en otra pieza de Gürtel, la visita del papa a Valencia. La resolución consideró probado que el director general de Radio Televisión Valenciana (RTVV), Pedro García Gimeno, adjudicó directamente a Teconsa el contrato de suministro de pantallas, sonido y megafonía para cubrir la visita del Papa con la finalidad de «enriquecer ilícitamente» a esta sociedad a través del pago de un sobrecoste de 3,2 millones de euros que el ente público abonó.

La Audiencia Nacional concluyó que el exdirigente del PP gallego Pablo Crespo, Francisco Correa, Álvaro Pérez, conocido como «el Bigotes» y García Gimeno se concertaron para contratar a Teconsa y consiguieron que la Fundación V Encuentro Mundial de la Familia, que organizaba la visita, firmara un convenio con RTVV en el que se cargó el mencionado sobrecoste de una contratación que no le correspondía, tal y como recogía El Confidencial.

Según la versión aportada por Francisco Correa a la Fiscalía Anticorrupción hace una semana, él no sería el único en intentar buscar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía Anticorrupción de cara al nuevo macrojuicio del caso Gürtel. La intención de los procesados es pactar con el Ministerio Público condenas de prisión más bajas a cambio de la confesión de los hechos y el pago de multas e indemnizaciones.

Otro empresario confiesa que pagó al PP 1,8 millones a cambio de adjudicaciones públicas
Otro empresario confiesa que pagó al PP 1,8 millones a cambio de adjudicaciones públicas

Y así ha sido, Martínez Parra ha remitido un escrito a la Audiencia Nacional donde reconoce que dadas las “magníficas relaciones” del grupo de Francisco Correa con distintas administraciones “gobernadas por el PP” le encargó “la gestión para la adjudicación de obras públicas a su favor”. Y lo hizo «sabedor del coste que conllevaba la citada gestión para pago de los favores que se le iban a conceder». Por ese encargo Teconsa abonó 1.380.000 euros en efectivo y 420.000 en facturas falsas emitidas por Cresva, una sociedad del lugarteniente de Correa, Pablo Crespo. Es decir, en total 1.800.000 euros.

Las distintas adjudicaciones públicas

El empresario pagó el 1.800.000 euros en 2007, pero la concesión de obras comenzó en 2002. Entre ellas ha citado: una piscina municipal; un colegio; 96 viviendas, cuyo precio excedió en 2.867.546 euros lo previsto, y la redacción de dos proyectos también para viviendas.

Martínez Parra asegura que no sabe como se repartieron los destinatarios el soborno, pero El País informaba en 2014 de que, de acuerdo con el análisis de la agenda de Crespo realizado por la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, el reparto se realizó de la siguiente manera: 390.000 euros para Correa, 390.000 para Alfonso Bosch, exdiputado regional y exdirector de la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda (EMVS), 390.000 para Tomás Martín Morales, quien fuera consejero delegado de la EMVS, 210.000 euros para Arturo González Panero El Albondiguilla, alcalde de Boadilla del Monte entre 1999 y 2009, y el propio Crespo percibió 300.000.

Durante el juicio sobre la visita del papa a Valencia, Martínez Parra culpó a su padre, ya fallecido, de haber pactado con la trama. Ahora, admite que aunque su progenitor era el presidente de Teconsa él «siempre estuvo a su lado y fue conocedor y consentidor de la mayoría de las decisiones que se tomaban».

DEJA UNA RESPUESTA