«Perdón por la decepción que habéis tenido. Os debemos a todos remontar«, ha manifestado Feijóo durante una romería en Galicia para proyectar imagen de unión tras el batacazo electoral y sellado con un abrazo fraternal entre el presidente de la Xunta y Casado. El PP perdía el pasado domingo también su hegemonía en Galicia por primera vez en la democracia.

El presidente de la Xunta y del PP de Galicia lleva una semana ejerciendo de pepito grillo sobre el rumbo que debe tomar la agrupación popular, con una actividad más intensa de lo habitual para reprochar el viraje hacia posiciones cercanas a Vox para frenarlo e intentar centrar a Casado, tras sus críticas centradas en los «errores de estrategia» y giros «que no han sido adecuados» y haber amenzado a Casado con una gestora.

El equipo de Casado se vio forzado a realizar ese nuevo giro precisamente por la presión de barones como el propio Feijóo, al que muchos dentro y fuera del partido ven como posible sucesor del líder popular si el PP vuelve a registrar una debacle en las autonómicas y municipales del 26 de mayo. De momento, sin embargo, ambos dirigentes han coincidido en un mismo mensaje: reclamar a los votantes de Ciudadanos y Vox que vuelvan a confiar en el PP de cara a esa nueva cita electoral.

María Jesús Montero cree que Casado llama ultraderecha a Vox por estrategia electoral

Feijóo escenifica el respaldo a Casado dándole las gracias «por dar la cara por todos los dirigentes del PP«. Después del Comité Ejecutivo Electoral, ahora insisten: «Si nos dividimos ganará la izquierda radical, el populismo y el nacionalismo». Y hacen un llamamiento, dicen, al votante moderado de Vox.

Pese a esta imagen de unión entre los líderes populares, también hay voces discordantes. Como en el Comité del partido del pasado martes, donde hubo discursos duros de los líderes de Extremadura o Euskadi.

Deja un comentario