El «pin parental» que propone Vox para los centros educativos ha dividido a la esfera política y que apoya el Partido Popular hasta el punto de decir que es idea suya sigue enfrentando a quienes defienden una educación libre y quieren prefieren imponer ciertas ideas a sus hijos.

En este caso ha sido un combate a tres bandas entre el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030 del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias; el alcalde de Madrid del PP, José Luis Martínez-Almeida; y el líder del partido de extrema derecha Vox, Santiago Abascal.

Iglesias ha lanzado un mensaje a raíz de unas declaraciones del alcalde, que criticaba que el debate no era sobre el mal llamado ‘pin parental’, sino sobre “si los padres quieren que Pablo Iglesias eduque a sus hijos”.

El vicepresidente segundo ha indicado a Almeida que: «a los niños no los tenemos que educar ni tú, ni yo, ni Abascal, ni el cardenal Cañizares, sino los profesores de la escuela pública. Eso es lo que odiáis; una escuela pública que dé a los niños la mejor educación independientemente del dinero o la ideología de sus padres».

Abascal salió en defensa del alcalde de Madrid indicando: «No Pablo. A los tuyos los educas tú. A los míos yo. Y los conocimientos se la darán los profesores de la escuela pública o de la que elijamos los padres, que a eso también tenemos derecho. Lo que es seguro es que a los míos no vas a educarlos tú ni los de tu secta comunista».

La respuesta de Iglesias ha respondido al político ultra que «de lo que se trata, Abascal, es de que tus hijos y los míos crezcan en libertad sea cual sea su orientación sexual y de que reciban una educación que les permita elegir sus ideas. Quien sabe, igual los míos acaban siendo liberales y del Athletic y los tuyos marxistas y del Rayo».

La contestación del vicepresidente segundo ha tenido una gran repercusión y a estas horas había recibido ya más de 24 000 «me gusta» en Twitter.

También el alcalde de Madrid quiso seguir con el debate, pero su contestación fue llana y básica: “Pablo, aunque no te lo creas también hay profesores, y buenos, no solo en la pública, sino también en la concertada y en la privada. Esto es libertad de elección, lo tuyo es odio y adoctrinamiento”.