Este martes, Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno, ha calificado de «vergüenza» que Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy hayan enviado misivas de apoyo al exministro de Transición, Rodolfo Martín Villa, en vísperas de su declaración ante la jueza argentina María Servini.

A Martín Villa se le acusa de delitos de homicidio agravado y se investiga su responsabilidad en 12 asesinatos, algunos de ellos perpetrados por las fuerzas y cuerpos del Estado.

Martín Villa está imputado por la matanza de Vitoria de marzo de 1976, las muertes de la Semana Proamnistía de 1977, el homicidio ese mismo año de Arturo Ruiz y además la jueza indaga en el papel que tuvo en los sucesos de la Fiesta de San Fermín de 1978 en Pamplona.

Además de las cartas de apoyo de los cuatro expresidentes del Gobierno, también figuran misivas de los ex secretarios generales de la UGT Nicolás Redondo y Cándido Méndez y los de CCOO Antonio Gutiérrez y José María Fidalgo, de dos «padres de la Constitución» –Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y Miquel Roca–, del exministro y presidente de la Fundación España Constitucional Eduardo Serra, del exministro y presidente de la Fundación Transición Española Rafael Arias-Salgado, del senador Jaime Ignacio del Burgo, del exministro Marcelino Oreja del exministro en Chile Enrique Krauss y del exministro portugués Jaime Gama. También se destaca el apoyo explícito de Josep Borrell.

Pablo Iglesias ha publicado en su perfil de Twitter la noticia de «elDiario.es», y simplemente ha escrito “vergüenza”.

También Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, ha reaccionado a la noticia y ha preguntado: “¿Qué están pidiendo los firmantes de estos escritos vergonzantes? ¿Que los que hayan participado de los acuerdos de la Transición tengan impunidad absoluta incluso aunque pudieran haber cometido delitos de lesa humanidad?”.