Este lunes, el ex vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha dedicado parte de su intervención en RAC 1 a hablar del expresidente del Gobierno, José María Aznar, quien ha sido noticia en las últimas horas por sus declaraciones en plena campaña electoral en Castilla y León.

En un acto en Valladolid donde el exdirigente «popular» apareció para apoyar la candidatura de Alfonso Fernández Mañueco en las elecciones del próximo 13 de febrero dejó una declaración que ha ocupado multitud de titulares: “Oigo decir que hay que ganar para que llegue no sé quién a La Moncloa, para que llegue no sé quién al palacio de no sé cuantos, a la casa de no sé qué o al convento de no sé qué. Oiga, la pregunta es, ¿y para hacer qué se gana, ¿para hacer qué? Se gana para construir”.

«A nosotros, permitidme que lo diga así, no nos han hecho, ni concebido, ni ideado, ni nos han parido para hacer pequeñas cosas, sino para crear, fundar, hacer, construir y para ganar. Sobre todo cuando tenemos que ganar al servicio de los demás», afirmó.

Aznar carga contra Casado

Además, ha aprovechado la ocasión para cargar contra el actual presidente popular, Pablo Casado, y cuestionar su liderazgo. Durante el mitin, Aznar ha asegurado que los ciudadanos recurren a los populismos «porque no tienen un referente fuerte en el que confiar», por lo que considera que «ser una referencia fuerte es fundamental en el mundo de hoy».

Pablo Iglesias sobre Aznar: "Hay que darle las gracias de habernos privado de un humorista" / Imagen: Pablo Fernández (EFE)
Pablo Iglesias sobre Aznar: «Hay que darle las gracias de habernos privado de un humorista» / Imagen: Pablo Fernández (EFE)

Sobre Aznar se ha pronunciado Iglesias diciendo: «Bueno creo que hay que elogiar a Aznar el hecho de que decidiera opositar a Inspector de Hacienda y no intentar competir con Arévalo y Los Morancos porque la verdad es que mucha gracia no tiene».

«Yo creo que esa decisión de ser funcionario del Estado fue prudente y hay que darle las gracias de habernos privado de un humorista, que yo creo que no se le habría dado bien».

«Y además, yo no sé si la cara es el espejo del alma, pero la voz sí es un poco más el espejo del alma y la voz de Aznar es algo que hay que escuchar no por solamente lo que dice sino por los elementos que hay implícitos en la forma de hablar que tiene».

Sobre cuáles son esos elementos explícitos, el exlíder de Unidas Podemos ha señalado que «basta escucharlo». «Hay voces que hay que escuchar la manera de pronunciar, la propia cadencia, la forma que tiene de reírse de sus propios chistes dicen muchísimas cosas sobre el personaje, lo que pasa es que son los psicólogos los que tendrían que hacer ese trabajo. A mí como politólogo no me corresponde hacer eso, pero creo que es evidente lo que estoy diciendo».

«Pero hay tres elementos que son objetivos y que no son discutibles que creo que hay que recordar siempre que hablamos de Aznar: no solamente fue el presidente del Gobierno con más ministros que han acabado en la cárcel o que han acabado condenados por corrupción. Fue quien llevó a España a una guerra diciendo una mentira que él sabía que era mentira: lo de las famosas armas de destrucción masiva”.

«Y por si quedaba alguna duda de que Aznar había asumido que la mentira podía ser una estrategia política, después de los atentados yihadistas del 11-M, llamó por teléfono personalmente a los principales directores de periódicos de España para decirles como presidente del Gobierno, hablando en nombre del Gobierno central, que los autores de esos atentados eran ETA. Eso es de una gravedad. Eso es de una gravedad…»

«Que un presidente del Gobierno ejerciendo como presidente del Gobierno pueda llamar a los principales directores de periódicos para mentirles que creo que podríamos afirmar que a partir de aquel momento se inauguró una estrategia en la derecha política y en la derecha mediática que se ha ido desarrollando hasta hoy, llegando hoy a unos niveles absolutamente escandalosos de normalización de la mentira, de entender que la mentira no es la excepción sino es la norma, y que es el eje estratégico de los discursos de la derecha política y la derecha mediática».

«Y ahí esta Aznar y ahí está el trabajo de la Fundación FAES y ahí están los vínculos de Aznar con Estados Unidos que han asumido que mentir el legítimo en política si es para avanzar posición», ha zanjado Iglesias.

DEJA UNA RESPUESTA