La decisión de expulsar al oso Goiat del Pirineo catalán viene exclusivamente motivada por las presiones que el sector ganadero ha llevado a cabo sobre la Conselleria de Territori i Sostenibilitat, liderada por Damià Calvet. Los ganaderos han argumentado una serie de ataques a su ganado por parte de Goiat que, según ellos, ha mostrado un comportamiento agresivo. A pesar de la carencia de un informe técnico independiente, la Conselleria ya ha anunciado su intención de capturar al oso y echarlo de su medio natural, para que los ganaderos sigan explotando animales obteniendo así un beneficio económico.

El Partido Animalista – PACMA pide “que cese la persecución del oso Goiat por parte de los ganaderos y de la Generalidad de Cataluña, cómplice de señalar y criminalizar la fauna salvaje del territorio y alinearse con los intereses privados de los ganaderos e instamos que los propios afectados implementen las medidas recomendadas para prevenir los ataques y que, a su vez, desistan en su intento espurio de apropiarse del Pirineo catalán“.

Los ataques ciertamente han aumentado en Cataluña, principalmente porque estos ganaderos han incumplido reiteradamente las medidas preventivas y de protección de sus rebaños que incluye el programa PirosLife. En Francia, donde estos requisitos se han implementado, sólo ha habido dos animales muertos que, por otra parte, el mismo programa de conservación del oso en los Pirineos Centrales se encarga de cubrir económicamente.

El Conseller Calvet debería recordar que el derecho a la conservación de la naturaleza, que es patrimonio de todos, debe estar por encima de cualquier negocio privado. La entidad ecologista IPCENA que también denunció el caso hace unas semanas, recabó más de 100.000 firmas contra la expulsión de Goiat, lo que demuestra el amplio apoyo con el que cuenta esta petición.

Por todos estos motivos, agravados por el episodio de hace unos días en el que un grupo de ganaderos del Pallars Sobirà abandonó a un becerro herido presuntamente por Goiat en la oficina del Parque Natural de Llavorsí como medida de presión y chantaje, pedimos que desistan en el empeño de explusar a Goiat del Pirineo catalán.

Deja un comentario