El Partido Animalista ha iniciado acciones legales contra la orden que permite la caza para el control de poblaciones en la Comunidad de Madrid. De este modo, exige que se paralice toda actividad cinegética en el territorio autonómico, alegando irregularidades jurídicas y administrativas.

En primer lugar, la orden de caza madrileña se apoya en la Resolución de 26 de abril de 2020 de la Dirección General de Biodiversidad y Recursos Naturales de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, en la que se insta a adoptar medidas para garantizar el abastecimiento alimentario y evitar los daños en las producciones agrícolas y ganaderas.

Asimismo, recoge la actividad cinegética para el control de las poblaciones de jabalíes y la prevención de la Peste Porcina Africana. Sin embargo, según alega PACMA, la Comunidad de Madrid permite también la caza de conejos y palomas, no especificados en la recomendación del Gobierno, y asegura que no existe ningún informe que demuestre los supuestos daños o amenaza a la cabaña ganadera y cultivos.

En segundo lugar, el Partido Animalista denuncia la inexistencia de los estudios científicos que demuestren la sobrepoblación de ninguna especie, así como la falta de un censo actualizado de sus poblaciones, documentos imprescindibles para justificar cualquier actividad cinegética extraordinaria de control poblacional.

En tercer lugar, no existe registro de las condiciones que respalde ningún supuesto de amenaza atribuida al aumento de la población de animales, como son los graves daños a la agricultura, el aumento de los accidentes graves de tráfico en el mismo punto kilométrico, el riesgo grave para la navegación aérea o el riesgo grave en sanidad animal vinculado a las zoonosis.

Finalmente, el Partido Animalista recuerda que el Real Decreto 463/2020 del 14 de marzo establece que solo se podrá circular por las vías de uso público para la realización de actividades de fuerza mayor, no contemplando la emergencia cinegética temporal. Así pues, permitir la libre circulación de cazadores supondría una vulneración del real decreto del estado de alarma.

PACMA