El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha celebrado la sentencia del Tribunal Supremo, que anula parcialmente el Plan Hidrológico del Tajo, y que a su juicio «pone patas arriba la política de agua de Rajoy y Cospedal» y obliga a rehacerla, en particular en relación a los trasvases.

En su cuenta oficial de Twitter, García-Page ha indicado «la mejor celebración del #FridaysForFuture es conocer que el Supremo anula el plan de cuenca del Tajo por falta de caudales ecológicos».

Añade que la sentencia del alto tribunal «pone patas arriba la política de agua de Rajoy y Cospedal y nos obliga a rehacerla totalmente. Especialmente los trasvases».

En una sentencia que se ha conocido este sábado, la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TS ha estimado parcialmente el recurso presentado por varias entidades y ha declarado la nulidad de varios artículos que conforman la normativa del Plan Hidrológico del Tajo aprobado en 2016, porque no fija caudales ecológicos en Aranjuez (Madrid), en Toledo y en Talavera de la Reina (Toledo).