Según aseguran medios israelíes y árabes, y sin que las partes por el momento lo hayan confirmado, Israel y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) han alcanzado un acuerdo de alto el fuego en Gaza.

Egipto y Naciones Unidas retomaron sus esfuerzos de mediación a raíz de la ola de violencia que comenzó el 30 de marzo con las movilizaciones palestinas para exigir el retorno de los refugiados.

El alto el fuego habría entrado en vigor, según un oficial palestino, poco antes de las once de la noche hora local (20.00 GMT), tras una violenta jornada en la que el Ejército israelí atacó 150 objetivos militares en Gaza, hiriendo a una veintena de personas y provocando la muerte a tres y las milicias palestinas lanzaron unos 200 cohetes contra Israel, que provocaron una veintena de heridos.

Las informaciones sobre el alto el fuego siguen a una declaración en sentido contrario del Gabinete de Seguridad israelí, que tras varias horas reunido con altos mandos de Defensa emitió un comunicado en el que aseguraba que había ordenado al Ejército “que continúe actuando con fuerza contra los elementos terroristas“.

A primera hora de la tarde, Hamás anunció que daba por cesadas las hostilidades y el fuego si Israel hacía lo propio.

No hubo comentarios oficiales de Israel, pero una autoridad que habló bajo condición de anonimato negó que se haya pactado un cese del fuego. El Estado judío rara vez reconoce tales acuerdos con Hamás, un grupo al que designa como una organización terrorista y con el que ha librado tres guerras en la última década.

Deja un comentario