Redacción

La eurodiputada de Izquierda Unida alerta durante el encuentro anual TUNE organizado por el GUE/NGL de que el modelo que se está estableciendo con la nueva economía de plataforma trata de desactivar la labor de los interlocutores sociales e implantar un marco laboral “fuera de los límites jurídicos establecidos” en el que cada trabajador debe negociar sus propias condiciones.

La eurodiputada de Izquierda Unida Paloma López ha coincidido con los sindicatos europeos en la necesidad de buscar respuestas a las consecuencias que tendrá en el mundo del trabajo el nuevo marco de relaciones laborales que se está implantando con la economía de plataforma en la que se basan empresas como Uber o Deliveroo, puesto que al actuar “fuera de los límites jurídicos establecidos” abocan a los trabajadores a negociar sus propias condiciones y a dejar de lado todos los aspectos de su vida para poder conseguir un salario digno.

López ha lanzado la voz de alarma esta tarde, durante una intervención en la conferencia anual de la Red Europea de Sindicatos (TUNE por sus siglas en inglés), que ha organizado en Bruselas el Grupo Confederal de la Izquierda Verde Nórdica/Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) entre el miércoles y este jueves. “La máxima del empresario ahora es decirle al trabajador que ha llegado al culmen de lo que puede esperar porque tiene un trabajo tan flexible que puede disponer de su tiempo de trabajo para hacer otra cosa”, pero “es mentira, ya que su salario está vinculado al tiempo que trabaja”, de manera que “si no le dedica muchas horas, nunca va a poder recibir un salario digno que le permita cubrir sus necesidades básicas”, ha señalado.

UBER es uno de los ejemplos más claros, ha dicho, porque la empresa “es quien decide en base a la actividad que haya, si sube o baja el precio a la tarifa. Además, los conductores se ven obligados a aceptar una cantidad mínima de servicios, porque si no los desconectan de la plataforma”, lo que demuestra que “estamos hablando de una falsa flexibilidad”. “Lo que realmente está pasando es que el trabajo que realizan no cumple con los límites legales establecidos en la normativa laboral”.

Y en Deliveroo “vemos el mismo esquema, ya que ahora los repartidores cobran por el servicio de reparto, pero no por el tiempo de espera en la recogida del producto”. En términos laborales, ha continuado, “esto se llama de toda la vida trabajo a destajo” y “sindicalmente es algo que siempre se ha combatido de forma enérgica porque dificulta las condiciones de vida en todos los sentidos”.

López ha querido hacer una distinción entre “la revolución en el mundo laboral” que supone la industria 4.0, “donde el sindicalismo continuará siendo un elemento vertebrador”, y la economía de plataforma que “no opera el mismo marco de relaciones, al banalizar al trabajador por cuenta ajena”.

Es prioritario “que encontremos la definición de lo que es un trabajador”, porque “si al final el concepto de trabajador es difuso, también lo serán las relaciones laborales que se pretendan establecer”. Por eso, se ha mostrado partidaria de la definición de trabajador que ha fijado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que habla de “una relación laboral caracterizada por criterios como la subordinación, la retribución y la garantía jurídica del trabajo”, algo que dista mucho de la economía de plataforma.

“A mi, la industria 4.0, las nuevas tecnologías, la robótica, no me preocupan – ha continuado diciendo-, porque eso se abrirá camino en el campo industrial y los sindicatos realizarán su acción, pero sí me preocupa que socialmente se les está diciendo a los trabajadores que tienen que actuar como competidores en el mundo del trabajo”, lo que “sin duda es una batalla ideológica”.

A este respecto, la eurodiputada de IU ha puesto sobre la mesa los riesgos que conlleva para el mundo del trabajo otro de los negocios del momento, como “la compraventa de datos”. “Estos datos ahora sirven para diseñar un algoritmo que en el futuro dirán qué noticias tienes que ver y servirán también para hacer procesos de selección de trabajadores en base a datos personales, como las veces que vas al médico o tu posición ideológica, lo que daría sin duda a situaciones de discriminación muy graves”.

Esta edición de TUNE ha vuelto a reunir a casi un centenar de representantes sindicales de toda Europa, eurodiputados del GUE/NGL y asesores, con el objetivo de repasar las reformas que se están acometiendo a nivel de la Unión Europea en materia laboral, buscar alternativas y soluciones y compartir experiencias de éxito. En lo que se refiere al Estado español, ha contado con la presencia de una delegación de Comisiones Obreras.

Deja un comentario