El Parlamento ha aprobado por unanimidad instar al Gobierno gallego a que demande del Ejecutivo central la regulación de la relación comercial entre empresas editoras, distribuidoras y vendedores de prensa escrita y revistas.

Kiosko sito en Vigo, Pontevedra, afectado por el monopolio ejercido por las distribuidoras

Lo ha hecho a raíz de una propuesta del BNG, que se ha debatido este jueves en la comisión de industria de la Cámara gallega. El texto, en concreto, reclama atender a las particularidades de cada una de estas partes «con el objetivo de resolver» la situación de «dominio» en el sector de algunas editoras y «de manera especial» de las distribuidoras, por el «perjuicio» que ocasionan a los vendedores de prensa.

Con ello, se pretende poner «fin a la conflictividad» derivada de este «abuso de posición de dominio» y a «prácticas de tipo monopolista que se producen en el sector».


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario