La practicidad del vehículo está fuera de toda duda. Su versatilidad y funcionalidad son de gran ayuda para el trabajo y la vida diaria. Pero todos los autos y sus partes tienen fechas de vencimiento. Después de un cierto período de tiempo o después de conducir varios kilómetros, algunas partes del vehículo comienzan a funcionar mal y su rendimiento se deteriora, por lo que se deben reemplazar las partes nuevas. Se trata de piezas de automóviles que se desgastan más y deben cambiarse de vez en cuando.

Alfombrillas

La alfombrilla de coche tiene las funciones de protección, higiene y belleza. El cojín absorbe la humedad y la suciedad de la suela, evita el deterioro de la decoración interior y ayuda a evitar que la zapatilla se resbale del acelerador o del freno, para que pueda conducir con seguridad. Por suerte, es fácil y barato conseguirlas online, por ejemplo, estas alfombrillas Audi A3, aunque disponen de alfombrillas para todos los modelos de coche.

Llantas

Los neumáticos son esenciales para los automóviles. La rueda es el punto de contacto con la carretera, además, la rueda es lo que finalmente permite que el automóvil se desplace. Hay que tener en cuenta un elemento básico a la hora de utilizar neumáticos: el rozamiento con la carretera. Los neumáticos proporcionan agarre para que el coche se mantenga estable y no se mueva en las curvas.

Factores como el tipo y tamaño de los neumáticos, la presión, la temperatura ambiente, el tipo de conducción y otros factores también están relacionados con el desgaste de los neumáticos.

Filtros de aceite y aire

Normalmente, la primera visita al taller será para cambiar el aceite y sus filtros, incluidos los filtros de aire y polen. En comparación con otras partes del vehículo, tienen la vida útil más corta. Muchos fabricantes recomiendan el uso de lubricantes nuevos de larga duración para extender el tiempo de reemplazo del aceite y, debido a las mejoras del motor, extenderán su vida útil. Por supuesto, lo más importante es comprobar el nivel, si es necesario, cambie el filtro de aire o de habitáculo de antemano.

Sistema de frenado

El sistema de frenado es una de las principales medidas de seguridad de un automóvil. El disco de freno se encarga de detener el movimiento de las ruedas y frenar el automóvil. A priori hay que cambiarlo cada 120.000 kilómetros, pero es recomendable revisar el vehículo de vez en cuando y comprobar estas piezas tan importantes.

Si sus discos de freno están en malas condiciones, pueden romperse, lo que significa que su automóvil no puede frenar y un accidente es casi seguro.

Limpiaparabrisas

Para conducir, debe tener buena visibilidad de la carretera y otros elementos de la misma. En los días de lluvia, los limpiaparabrisas son imprescindibles y sus cepillos son muy frágiles. No olvide reemplazar los limpiaparabrisas una vez al año o antes y después, o cuando descubra que ya no ayudan a repeler el agua de manera efectiva.

Batería

En teoría, la vida útil de la batería de un automóvil es de aproximadamente 5 años, pero en muchos casos, no puede ser tan larga. El problema es que en muchos casos la batería no advierte que la batería está a punto de fallar, por lo que es probable que quiera conducir, y de repente no arranca. Puede que la batería se haya descargado. Esto se puede solucionar con pinzas, pero cuando la batería empiece a fallar será cuestión de tiempo que la batería se derrita. Por lo tanto, cuando esto suceda, es el momento de plantearse la sustitución de la batería. La temperatura y, lo que es más importante, la humedad ambiental son factores que determinan la durabilidad de la batería.