El partido opositor Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial (CPDS) negó hoy las acusaciones del Gobierno ecuatoguineano de que su secretario general, Andrés Esono, se encontraba en Chad para adquirir armas y perpetrar un golpe de Estado.

“El CPDS desmiente categóricamente todas estas acusaciones, totalmente falsas, sin fundamento alguno e inventadas por el Gobierno de Guinea Ecuatorial con el objetivo de emprender nuevos actos de represión contra Esono, su partido y la oposición política en general”, señaló la formación opositora en un comunicado.

La respuesta del CPDS se produce después de que este viernes el Gobierno de Guinea Ecuatorial informara de su detención en Chad y dijera que su visita a este país del norte-centro de África tenía como único objetivo la compra de armas para dar un Golpe de Estado en el país.

“Según fuentes del servicio de inteligencia, el viaje del líder del CPDS al Chad tenía como único objetivo la adquisición de armas, municiones y terroristas para cometer un Golpe de Estado en Guinea Ecuatorial con financiación extranjera”, según un comunicado del departamento de Seguridad Exterior.

Esono fue detenido el pasado jueves en Chad mientras participaba en un encuentro con un partido aliado, según informó el viernes su formación en un comunicado en el que no indicaba el motivo de esta detención.

El líder opositor había viajado al Chad para participar en un encuentro con el partido chadiano Unión Nacional para la Democracia y el Resurgimiento (UNDR), dirigido por Saleh Kebzabo, que se celebraba en Mongo, a unos 500 kilómetros de la capital, Yamena.

“Un gobierno responsable y serio no puede estar inventándose y difundiendo constantemente mentiras, bulos y falsas acusaciones contra sus opositores y los disidentes”, continuó el CPDS en dicho comunicado.

También destacó que su lucha en el país es la de “implantar una verdadera democracia” y consideró que el Gobierno de Teodoro Obiang “usa sus tácticas para distraer permanentemente a la opinión pública con sus historias inventadas”.

En una entrevista con Efe el pasado 29 de marzo en Madrid, Esono aseguró que los ciudadanos de Guinea Ecuatorial carecen de proyecto de vida por la “dictadura perfecta” que ejerce el presidente del país, Teodoro Obiang, quien tiene “control total” sobre ellos desde 1979.

Las autoridades de Guinea Ecuatorial aseguraron en 2017 que se había producido una intentona golpista por parte de un grupo de mercenarios de Chad, Sudán y República Centroafricana, que entró el 24 de diciembre en las ciudades ecuatoguineanas de Kie Osi, Ebebiyin, Mongomo, Bata y Malabo para atacar a Obiang.

El Gobierno acusó de esa supuesta intentona golpista a la “oposición radical tanto del interior como del exterior”.

Desde su independencia de España, en 1968, Guinea Ecuatorial está considerada por las organizaciones defensoras de los derechos humanos uno de los países más corruptos y represivos del mundo, debido a las acusaciones de detenciones y torturas de disidentes y a las denuncias de repetidos fraudes electorales.

Obiang, que dirige el país con firmeza desde 1979, cuando llegó al poder con un golpe de Estado que derrocó a su tío Francisco Macías, es el presidente que más tiempo lleva en el poder en el mundo.

Deja un comentario