Maradona tal, Maradona pascual… El pasado 25 de noviembre se celebró el día contra la violencia machista, ejercida contra las mujeres. El día quedó algo desdibujado por ciertos acontecimientos de repercusión global. No obstante, esta es la tónica general que está viviendo el movimiento feminista en los últimos tiempos, solapado a veces, por una divagación estéril, pueril y con cierto carácter academicista. Sobre estos temas y en defensa del feminismo ha escrito, una vez más, Paula Fraga. La autora, abogada y divulgadora feminista ha participado en el libro colectivo Hoy es mañana. Diez relatos para repensar el futuro. Con ella justamente hemos tratado de repensar la actualidad, presente y futuro del movimiento feminista.

 

  • En la presentación del texto, que se publica en el libro ‘Hoy es mañana’, sobre feminismo Paula Fraga se define como divulgadora del feminismo. A raíz de esto, ¿a nivel histórico, como se encuentra el feminismo actualmente?

Sí, me defino como divulgadora de la teoría feminista, porque a través de textos, artículos, colaboraciones en libros o en mis propias redes explico qué es la teoría feminista y cuál es su núcleo central de ideas, porque hay mucha confusión sobre lo que es y lo que no es el feminismo.

En cuanto a cómo se encuentra el feminismo actualmente a nivel histórico… Bueno pues, en las sociedades occidentales podemos hablar de una cuarta ola, aunque hay discrepancias teóricas sobre si estamos en una tercera o una cuarta ola, porque obviamente la agenda de la tercera ola tampoco se ha cumplido. Es decir, queda muchísimo recorrido por hacer, pero cómo ha habido cierta masificación del feminismo y ha habido varios hitos clave, como por ejemplo el movimiento Me too, aquí en España esa lucha con el tren de la libertad, en contra de la reforma que pretendió hacer Gallardón a la ley del aborto, etc. Estos son hitos que han masificado mucho al feminismo y que lo ha echado a las calles, es por eso, por lo que quizá, se puede hablar de una cuarta ola.

Sin embargo, no se nos puede olvidar que la teoría feminista sigue siendo una teoría de los derechos más básicos. Aún hoy en día, en muchísimos lugares del mundo, estamos en una primera ola en el sentido de que se está exigiendo lo más básico, como por ejemplo educación para las niñas. Hay realidades brutales, que están viviendo mujeres y niñas en otros países simplemente por nacer mujeres. Esto ocurre, por ejemplo, cuando hablamos de patriarcados islámicos o patriarcados de coerción. Entonces es bastante relativo esto de las olas, porque cada país y cada movimiento tiene sus tiempos y sus luchas concretas.

 

  • Recientemente entrevistamos a Pablo MM y él concluía que el feminismo, al contrario que otros movimientos, ha sido capaz de abordar la raíz del problema e ir a lo material, ¿a qué se refiere? ¿Qué ha permitido que esta sea (o no sea) una característica fundamental del feminismo?https://www.edmilenio.com/esp/hoy-es-ma-ana.htm

Sí, desde luego estoy de acuerdo con la afirmación de mi compañero Pablo, ya que el feminismo ha sabido, y sabe, ir a la raíz de las problemáticas. Esa es la única forma que se pueden buscar soluciones. El feminismo lo que hace son análisis materialistas, análisis rigurosos sobre la subordinación sexual de las mujeres con la finalidad de liberar de emancipar plenamente a todas las mujeres.

Solamente se pueden implementar políticas eficaces, y solo se pueden buscar soluciones también eficaces, si hacemos análisis, como decía, materialistas, rigurosos y ciertos, desde la raíz. Es por esto por lo que hay muchas feministas que nos autodenominamos feministas radicales. Debo explicar esto porque es lo que genuinamente nos da el nombre, el ir a la raíz y no lo que mucha gente piensa cuando se habla de feminismo radical. No se trata de viral al extremo, no somos extremistas.

Entonces, el feminismo es el que busca, como decíamos, desde la raíz, las causas de la opresión sexual de las mujeres y que por eso debe tener unos postulados básicos para para conseguir esas soluciones eficaces. Esos postulados básicos, y lo que es feminismo, estarían, por ejemplo, en las posturas abolicionistas de la prostitución y abolicionistas también de la de la pornografía.

Luego, también, es importante señalar que, probablemente mi compañero Pablo al hablar de que vamos a la raíz también quería hacer referencia a esto, es que el feminismo también tiene perspectiva de clase. Por ello está sirviendo de dique de contención a políticas neoliberales, porque las feministas somos contrarios, por ejemplo, a la regulación de la prostitución, a regulación de vientres de alquiler y a un montón de prácticas sociales que subordinan sexual y económicamente a las mujeres.

Es cierto que el capitalismo se fundamenta en la explotación económica de todos los seres humanos, por supuesto, pero hay ciertas prácticas sociales que oprimen sexual y económicamente, de forma masiva, especialmente a las mujeres. De este modo, el feminismo, es una perfecta intersección contra el patriarcado y contra el capitalismo y por eso digo que qué vamos muy a la raíz, porque no solo estamos denunciando la subordinación sexual padecida por las mujeres, sino también esa subordinación económica y eso al final, también, impacta en una mejora del mundo y una mejora de la sociedad, porque estamos poniéndonos muy de frente contra el capitalismo que, como decía, explota a los seres humanos.

 

  • Sin embargo, en el texto, enlazándolo con la realidad actual, también se podría extrapolar una posible distinción, quizá una especie de feministas con mayúsculas, que podrían ser por ejemplo las marxistas, las sufragistas, etc. Y un feminismo que ha sido declarado por las mujeres de poder, dueñas de grandes bancos o privilegiadas. ¿Esto es así?

Bueno, feministas con mayúsculas lo son todas. Con esto me refiero a las feministas marxistas, las feministas sufragistas, las radicales y todas aquellas que luchan por la liberación de las mujeres y por la defensa de nuestros derechos. Pero ¿qué ha cambiado para que, por ejemplo, Ana Botín se pueda definir como feminista? Pues, como decía anteriormente, se ha masificado el feminismo y se está divulgando incorrectamente. Se cree que en el feminismo puede haber una idea y su contrario. Se está diciendo, por ejemplo, que el feminismo puede ser proprostitución y hablan de trabajo sexual cuando eso simplemente son discursos legitimadores de la prostitución, que es una de las peores violencias que podemos padecer las mujeres.

Entonces, bueno, pues Ana Botín pensará que el feminismo es cualquier cosa y ella se hace llamar feminista, pero para eso estamos aquí las feministas. Estamos aquí para explicar qué es y qué no es feminismo. Eso se aprende leyendo nuestra genealogía, leyendo nuestra teoría política y sabiendo nuestra historia. Sabiendo todo esto yo, desde luego, afirmo rotundamente que Ana Botín, por ejemplo, no es feminista. Ella se lo puede autodenominar, pero no lo es. No puedes estar desahuciando a la mañana a mujeres de sus casas con sus hijos e hijas y luego por la tarde llamarte feminista.  Eso es una incoherencia brutal y además es execrable. Por eso que es importante la perspectiva de clase del feminismo, porque no puede apoyar políticas o medidas neoliberales, porque esas medidas neoliberales dañan profundamente a todos los seres humanos y especialmente a las mujeres.

 

  • Algo que quizá se deja un poco de lado entre tanta divagación, que ha surgido de esta “masificación del feminismo”, es la cuestión de la violencia. ¿Sigue existiendo la violencia contra la mujer? Me refiero no ya, solamente, en aquellos países que podríamos decir que siguen en esa “primera ola”, sino en las realidades occidentales.

Sí, desde luego, tristemente sigue existiendo la violencia contra las mujeres, que es esa violencia específica que se ejerce sobre las mujeres, por simplemente serlo. Solo hay que ver los datos en España donde unas 70 mujeres son asesinadas anualmente a manos de sus parejas o exparejas hombres… Una violación, que se denuncia cada 5 horas. Son datos estremecedores y evidencian esa violencia contra las mujeres, que se manifiesta en múltiples formas: en prostitución, en violencia obstétrica, en mutilaciones genitales femeninas, en matrimonios forzados. Hay muchísimas realidades muy duras y que viven las mujeres, solo por nacer mujeres. Por lo tanto, por supuesto que es importante el feminismo y ¿cómo no cómo no lo va a ser teniendo en cuenta todas estas realidades?

 

  • Además de la lucha contra la violencia, ¿qué retos tiene el feminismo actualmente? ¿qué caminos, retos o propuestas deberían tomarse?

La lucha feminista, que es la que lucha por la erradicación de las realidades injustas padecidas por las mujeres, tiene muchos retos.

Por ejemplo, deberían seguir implementándose políticas públicas de igualdad para acabar, por ejemplo, con la brecha salarial, para acabar con la violencia machista en general, etc. Eso podría abordarse con políticas específicas, por ejemplo, de refuerzo la Ley Orgánica de Violencia de Genero, dotarla de presupuesto en el sentido de que haya, por ejemplo, una mejora en la asistencia a mujeres maltratadas y en general, políticas públicas de igualdad, que estén dotadas del suficiente presupuesto para que no se queden solo en papel.

Está muy bien, desde luego, tener esa legislación que nos da el amparo legal y el reconocimiento de determinadas realidades, como indicábamos antes, y gracias a esa legislación nosotras estamos en una situación de igualdad formal, pero necesitamos medidas para que esa igualdad sea más qué formal y llegue a ser material.

¿Otros retos y propuestas? Muy claramente necesitamos una legislación abolicionista de la prostitución y ese es uno de nuestros grandes retos ahora, porque el movimiento feminista siempre ha sido abolicionista y ahora necesitamos que se nos escuche ya y que sé introduzca esta legislación en el ordenamiento jurídico para acabar con una de las formas de violencia más más grandes, que es la prostitución.

Otro reto aquí del feminismo español es conseguir que el Gobierno derogue la instrucción de la Dirección General de Registros y Notariado de octubre de 2010, que permite que se puedan inscribir niños que vienen de otros países, porque esté aquí está prohibida la gestación subrogada… Bueno la mal llamada gestación subrogada, porque es explotación reproductiva. Bueno… Como decía… Esta instrucción permite que niños y niñas bebés, nacidos por la explotación reproductiva de mujeres en otros países, sean inscritos aquí, entonces es una forma de permitir esta práctica. Se debería derogar ya está instrucción.

Otro de los grandes retos, que es el mayor reto que tenemos ahora, y contra lo que estamos luchando muchísimas feministas, es esa la ley de identidad de género, que pretende aprobar de Podemos desde el Ministerio de Igualdad. Esta es una ley, como llevamos explicando muchísimo tiempo, vulnera los derechos de las mujeres y compromete nuestros espacios.

Abro un paréntesis y si queréis saber más sobre las implicaciones de estas leyes y conocer en concreto el por qué decimos que vulnera los derechos de las mujeres, os invito a que entréis a la página contraelborradolasmujeres.org y ahí están especificadas y explicitadas todas estas implicaciones.

Esta es una batalla que tenemos, porque estas estas leyes de identidad de género, que ya tenemos en algunas Comunidades Autónomas, pero que quieren meter una más grave a nivel estatal, con complicaciones más graves, es uno de los grandes retos que tenemos, porque estamos luchando para que no para que no se apruebe porque vulnera los derechos de las mujeres y viene a comprometer, además, políticas públicas de igualdad.

El sustento ideológico de estas leyes es la Teoría Queer, que confronta totalmente a lo que decimos desde el feminismo. Es una teoría antifeminista, individualista y que nada tiene que ver con el acervo feminista.

 

  • ¿Cómo será el futuro del feminismo entonces?

Yo soy optimista y, por supuesto, creo que el feminismo va a resistir a esta reacción patriarcal que estamos viviendo, porque desde luego es una reacción en toda regla, en todo lo derivado de estas leyes de identidad de género. Resulta llamativo que cuando estamos logrando visibilizar nuestra realidad, que es el hablar de las problemáticas asociadas a ser mujer, resulta que ahora se nos presentan estas teorías, que van de modernas, que van de progresistas y que van de feministas, pero que les molesta incluso la palabra mujer… Y ya no contemos el hablar de nuestras realidades concretas…

Estas leyes, que proponen desde el sector transqueer, llegan a ser tan una reacción tan virulenta, tan misóginas, que como decía, le molesta hasta la propia palabra mujer y por eso están queriendo meter en el ordenamiento jurídico cosas como que a las mujeres no se nos llamen mujeres, que las madres son personas gestantes, progenitores gestantes o seres menstruantes. Esto es una verdadera aberración que va en contra del feminismo, va en contra de las mujeres.

Pero soy optimista, porque el feminismo ha resistido envites a lo largo de su historia durísimos, hay feministas que en la actualidad están luchando contra patriarcados durísimos, a las que se las mete en la cárcel incluso… Es decir que el feminismo resiste contra viento y marea. Así que creo que vamos a resistir, también, a toda esta ofensiva Queer.

Desde luego ahora mismo estamos pasando por un momento duro y por un momento de mucha lucha y de mucho cansancio. Estamos siendo señaladas públicamente, incluso desde el Ministerio de Igualdad, que nos está acusando de delito de odio contra otros colectivos, cuando lo único que estamos haciendo es defender los derechos y los espacios de las mujeres. Estamos teniendo, por sus señalamientos públicos, unas campañas de acoso en redes muy fuertes, con amenazas… Y bueno, en fin, pues estamos pasando un momento duro, pero como digo soy optimista y vamos a vencerlo.

 

  • Volviendo un poco al libro ‘Hoy es mañana’ para terminar, ¿cómo se llevó a cabo el libro? ¿Con que voluntad?

En el libro somos varios autores y autoras que, desde diferentes disciplinas y movimientos sociales, explicamos cómo el coronavirus ha impactado en esos movimientos sociales y en nuestras vidas.

Por supuesto recomiendo el libro, porque por la voluntad que tiene, ese acercamiento al pensamiento crítico, político, ese acercamiento a diferentes movimientos sociales dirigido a la gente joven. Quienes hemos trabajado en este libro lo hemos hecho con voluntad y bueno yo, por ejemplo, en mi caso hablo de feminismo, hablo en la teoría política en el movimiento social, explico sus postulados básicos, lo hago además en forma de relato por esa pretensión de acercamiento a la gente joven, para que se haga menos pesado. Y así, también lo han hecho mis compañeras.

A través de mi texto intento que se entienda y se sepa qué defendemos y porque lo hacemos. De hecho, en mi capítulo se llama ‘En defensa del feminismo’, precisamente para explicar y aclarar muchísima desinformación sobre el mismo.

Así que lo recomiendo, por supuesto, y espero que sea una lectura que anime a la reflexión y a la concienciación política.