El PDeCAT ha denunciado que el juicio a los líderes del “procés” que ha comenzado hoy en el Tribunal Supremo evidencia el fracaso de la política y del sistema democrático español para encauzar el conflicto catalán y ha lamentado que en los próximos meses la política vaya estar condicionada por este proceso.

En declaraciones en el Congreso, antes de la Junta de Portavoces, el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, ha considerado que “hoy es un día muy triste” para la inmensa mayoría de catalanes y demócratas por el inicio de este juicio que en su opinión nunca debía haberse iniciado.

Campuzano ha culpado al Gobierno de Mariano Rajoy de ser el responsable de que el conflicto catalán no se haya abordado a través de la política, sino “a través del Código Penal”, lo que cree que ha desembocado en esta situación.

No obstante, ha confiado que al final “se imponga el Código Penal” y los acusados sean absueltos.

Por su parte, la portavoz de En Marea, Yolanda Díaz ha coincidido en responsabilizar a las políticas del anterior Gobierno del PP de que se haya “obstaculizado cualquier posibilidad de avance” en Cataluña y siendo una “máquina de generar independentistas”, lo que ha conducido al “desastre al conjunto del país”.

Díaz ha calificado las acusaciones de “absolutamente desproporcionadas” porque, en su opinión, no hubo violencia real ni existieron los delitos de rebelión o sedición y porque el conflicto catalán es un “problema político” que debería solucionarse “dialogando”.

Por último, la diputada de EH Bildu Marian Beitialarrangoitia ha aprovechado también para denunciar ante los medios de comunicación en el Congreso la “humillación” de la que -dice- han sido objeto esta mañana algunos diputados y familiares que han acudido a expresar su solidaridad con los procesados al Tribunal Supremo.

Según ha explicado, han recibido un “trato humillante y desigual” respecto a otras personas, ya que se han encontrado con la obligación de tener que realizar un complicado “periplo” y pasar un control policial “incluso para acceder” al lugar en el que se encontraba la prensa, mientras que “otros lo han tenido muy fácil”.

Beitialarrangoitia también ha calificado como un “despropósito” que se pidan penas de cárcel tan elevadas para los procesados, cuando lo único que han hecho es “dar voz a la ciudadanía y escuchar”. “Están siendo juzgados por poner urnas para que se vote, es decir por aplicar la democracia”, ha enfatizado.

Deja un comentario