El próximo 24 de octubre el Papa Francisco recibirá en audiencia al presidente del Gobierno Pedro Sánchez en el Vaticano.

La cita tendrá lugar en un momento en el que hay muchos temas conflictivos en España que afectan a la Iglesia, como es el caso de la reforma de la ley del aborto y el proyecto de la ley de eutanasia.

Según confirmó la Secretaría de Estado de Comunicación, «el pontífice y el presidente Sánchez repasarán la situación internacional y los problemas provocados por la pandemia de la Covid-19, que requieren de acción coordinada y respuestas multilaterales y abordarán asuntos bilaterales de interés mutuo».

Por su parte, Europa Laica considera que el presidente del Gobierno pretende legitimar con esta visita su imagen y la estabilidad gubernamental, al igual que la hacen muchos otros mandatarios con la bendición y ungimiento que reciben de los líderes religiosos.

Además ha criticado el «secretismo» sobre el contenido de la reunión que califica de «sorpresiva y publicitaria» y considera que el motivo de esta visita «viene impuesto por el momento legislativo y político, donde la Iglesia tiene un especial interés en condicionar, tutelar, mantener o incrementar su presencia y situación de privilegio» en relación a temas como «la asignatura de religión, los conciertos educativos, la ley de eutanasia, la reforma de la ley del aborto, el IRPF o las inmatriculaciones».

También exige al gobierno la denuncia y derogación de los Acuerdos firmados entre la Santa Sede y el Estado español en 1979 «como primera medida para avanzar hacia un Estado entroncado verdaderamente con la modernidad y el laicismo como principio indisociable de la democracia, en lugar de mantener unos privilegios confesionales que sacrifican los principios de separación Iglesia-Estado, la igualdad y el interés general en el altar de una supuesta estabilidad».