El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha convocado un Consejo de Ministros extraordinario para este viernes por la mañana para estudiar la aplicación del estado de alarma en Madrid.

El objetivo de esta medida sería evitar la salida de los madrileños ante el puente del 12 de octubre para disminuir el riesgo de expansión de la epidemia en otras comunidades autónomas.

La decisión llega después de que el Tribunal Superior de Justicia haya tumbado las medidas impuestas por el Ministerio de Sanidad a Madrid capital y otros nueve municipios de la región al entender que vulneran derechos fundamentales de los ciudadanos.

El Ejecutivo ha pedido dos reuniones hoy a la presidenta de la Comunidad de Madrid pero no llegaron a concretarse. Asimismo, Pedro Sánchez a su vuelta de Argelia ha llamado a Ayuso para «abordar las alternativas legales existentes para mantener las medidas previstas en la Orden revocada hoy por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid por razones no de fondo, sino de mera habilitación legal para adoptarlas».

Sánchez le ha ofrecido tres opciones: que la Comunidad de Madrid, como autoridad competente en materia sanitaria, dicte una Orden al amparo de lo establecido en el artículo 3 de la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública; que solicite la declaración del estado de alarma para que sea el Gobierno de España conjuntamente con la Comunidad de Madrid quien lo declare y ratifique las medidas en cuestión o que sea el Gobierno de España quien declare el estado de alarma, sin necesidad de que se formule previamente una solicitud.

En cualquiera de los tres casos “las medidas serían exactamente las mismas que ya se venían aplicando”. Tal y como señala el Gobierno, solo cambiaría el instrumento legal que permite adoptarlas.

Ayuso ha respondido a Sánchez y le ha pedido tiempo. El presidente del Gobierno le ha dado hasta mañana por la mañana.

Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha señalado en una entrevista con TVE que si Pedro Sánchez declara el estado de alarma “vuelve a faltar a su palabra porque no está consensuado con la Comunidad de Madrid”.