No ha habido sorpresas. El candidato se proclama con 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones.  

Pedro Sánchez ha sido elegido presidente del Gobierno con la mayoría simple del Congreso. Nunca hasta ahora había sido tan ajustada la votación para investir al presidente de España. José Luis Rodríguez Zapatero fue elegido en 2008 por 11 votos de diferencia; Felipe González, en 1989, por 12.

El Parlamento ha otorgado la confianza al candidato socialista con los votos de su partido, Unidas Podemos, PNV, Más País, Compromís, Teruel Existe, Nueva Canarias y BNG y la abstención de ERC y Bildu. En los votos en contra tampoco ha habido sorpresas: PP, Vox, Ciudadanos, JxCat, CUP, UPN, PRC y Coalición Canaria, como anunciaron estos dos últimos en la recta final del proceso de investidura.

A la segunda votación los 350 diputados han llegado con un ambiente muy crispado tras el encendido debate del sábado y el domingo. Sánchez, que ha acabado su discurso como lo hizo el sábado, ha reclamado a la derecha que abandonen el «clima tóxico». «No les compensa seguir en el berrinche indefinidamente, daña algo muy importante que se llama convivencia», ha afirmado el candidato socialista, que ha parafraseado a Manuel Azaña para recordar a PP, Ciudadanos y Vox que «nadie tiene derecho de monopolizar el patriotismo».