Rodeado de banderas españolas y europeas, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado las 110 principales medidas de su programa para las elecciones del 28 de abril. Sin incorporar grandes novedades con respecto a las promesas de otras competiciones electorales y no hacer ninguna alusión concreta al conflicto territorial, el líder socialista ha reclamado el apoyo mayoritario en las urnas para no depender de nadie. 

En un momento en el que el PSOE huye del debate de los pactos postelectorales para que no le pase factura por ningún flanco y que el resto de formaciones sí muestra nerviosismo -como Albert Rivera que ha reclamado a Pablo Casado una coalición antes de pasar por las urnas-, Sánchez ha insistido en su llamamiento a la movilización de los socialistas para lograr una mayoría holgada que le permita depender básicamente de sí mismo. 

«España necesita un Gobierno fuerte que hable con todas las fuerzas pero que dependa de sus propias fuerzas», ha expresado en el acto celebrado en el Teatro Gran Maestre de Madrid ante unas doscientas personas, fundamentalmente altos cargos del Gobierno, y con todos sus ministros, excepto Josep Borrell, que está en un viaje oficial con los reyes en Argentina.

«Mayoría, fortaleza proyecto dialogo y estabilidad. Son los cinco pilares sobre las que vamos a desplegar nuestra acción de Gobierno a partir del 28 de abril», ha dicho Sánchez, para quien el programa de los socialistas debe plantear una «nueva mirada» al país para que deje de ser la «tierra de nuestro padres y abuelos» para convertirlo en lo que queremos para «nuestros nietos». 

Sánchez ha dejado claro que su programa será la línea continuista de sus nueve meses en Moncloa y ha reclamado la confianza de los electores para «consolidar el cambio de rumbo».

Familias numerosas las monomarentales con dos hijos

La mayoría de las medidas del programa de los socialistas ya habían sido promesas en otros comicios o se habían incorporado al argumentario desde las últimas generales en función de los acontecimientos, como el cambio de la tipificación penal para que la violencia sexual no sea considerada en ningún caso un abuso: «La violencia contra la mujer no es un simple abuso. Si una mujer no da su consentimiento, todo lo demás es no», ha dicho el presidente en uno de los momentos en los que ha logrado el aplauso de los asistentes.

La principal novedad es que los socialistas se comprometen a considerar familias numerosas -que tienen algunos beneficios sociales- a las monomarentales con dos hijos. Así, Sánchez ha asegurado que impulsará una nueva ley de familias para contemplar todos los tipos. 

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.331 suscriptores.

close

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.331 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA