La Diputación Permanente aprobó que sea la vicepresidenta Carmen Calvo quien comparezca en la Cámara Baja para explicar la actuación del Gobierno en funciones ante la crisis del Open Arms, evitando la exigencia de que fuera el propio Sánchez quien diera explicaciones sobre el tema.

Pedro Sánchez compareció ante el Congreso para someterse al control de su actividad por última vez el pasado 28 de febrero, hace ya 6 meses, apenas unos días antes de que disolviera oficialmente las Cortes y convocase elecciones generales.

La comparecencia de Calvo se ha fijado para este jueves ante la Diputación Permanente, pero aún no hay fecha para que Sánchez comparezca en la Cámara Baja, aunque en todo caso será a partir de la semana que viene, superando los seis meses sin rendir cuentas ante el Congreso de los Diputados de su gestión

El presidente del Gobierno tampoco tendrá que acudir a un pleno extraordinario en el Congreso esta misma semana para explicar lo ocurrido en las dos últimas cumbres europeas a las que ha acudido, los Consejos Europeos de finales de junio donde se negoció el nuevo reparto de cargos de la UE.

El Ejecutivo ha prometido que tanto el presidente como cinco de sus ministros comparecerán en septiembre para informar de asuntos como el acuerdo de la UE con Mercosur, la crisis de la listeriosis, las huelgas de Renfe o el aeropuerto de El Prat o los incendios forestales. Todos los temas fuera de actualidad.