Pedro Sánchez mantendrá la venta de armas a Arabia Saudí a pesar del asesinato del periodista Jamal Kashoggi y las violaciones de derechos humanos.

Sánchez reconoce «la gravedad de estos hechos que son terribles no pueden impedir que actuemos con responsabilidad«, pero se limita a comprometerse a que su Gobierno mejore los mecanismos de control y transparencia en las autorizaciones de venta de armamento.

El presidente ha reconocido que la situación continuará sin cambios en una comparecencia en el Congreso en la que ha asumido que no siempre se pueden convertir «los ideales en realidades», admitiendo que la brutalidad del régimen absolutista «no puede impedir que actuemos con responsabilidad» y se ha comprometido a priorizar los intereses comerciales, económicos y laborales de España. Por encima de todo y de todos, parece ser.

Sánchez no ha dudado en usar los 6.000 puestos de empleo que la construcción de cinco corbetas para Arabia Saudí permiten en Cádiz para excusarse ante esta decisión

«El Gobierno ha respondido situándose del lado de la ONU y la UE«, ha dicho Sánchez sobre la posición de España ante el asesinato del periodista Jamal Kashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Estambul: «Nuestra posición es clara: investigación para esclarecer los hechos y que actúe la justicia para que caiga todo el peso de la ley sobre los responsables de este terrible crimen«.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario