Tras el paso de Rodrigo Rato ante la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera y el rescate de las cajas, ayer le tocó el turno a Pedro Solbes, el que fue ministro de Economía del 2004 al 2009 durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Lo más llamativo de su comparecencia ha sido la defensa de la existencia de las puertas giratorias en política: «Las puertas giratorias existirán siempre y si no existen es una desgracia que la política solo pueda contar con políticos profesionales que no puedan entrar y salir», ha comentado.

Ha indicado también, siguiendo esta idea, que los gestores públicos tienen que estar próximos al sector privado: «Hay veces que los gestores privados me han hecho cambiar de opinión con argumentos sólidos y lógicos y otras no, cuando no lo han hecho he aplicado las medidas que creo que tenía que hacer», espetó.

Al menos, una mínima autocrítica

“Nos equivocamos totalmente en las previsiones macroeconómicas. No fuimos capaces de detectar la fuerte recesión española en 2009 y se pensaba volver a una situación de crecimiento en 2010. Esperábamos un aterrizaje suave de la burbuja, pero no fue así”, indico Pedro Sobes, manifestando, al menos, un mínimo de autocrítica.

Reconoció también que al Gobierno le faltó valentía para acumular superávit antes de la crisis y reformar la gobernanza de las cajas de ahorro antes del estallido de la crisis. de todas formas, Solbes ha puesto en duda que esta reforma «hubiera sido posible visto el momento político», aludiendo  a la minoría parlamentaria en la que se encontraba el PSOE en ese momento.

Ha admitido, además, «claros errores de previsión en términos macroeconómicos» ya que «No fuimos capaces de detectar la fuerte recesión», recordando que si bien el Gobierno previó una contratación del PIB del 2 % en el 2009, la caída alcanzó el 3,6 %.

Deja un comentario