Desde hace años la Unión Europea está tratando de encontrar la mejor manera de obligar a las grandes empresas tecnológicas como Google, Apple o Amazon a pagar impuestos en el país donde generan los ingresos.

El impuesto sobre servicios digitales ya se está aplicando en países como Francia, Italia o Reino Unido y ahora España tiene luz verde para implementar la «tasa Google», aunque no entrará en vigor ahora y su implementación estará detenida hasta finales de año.

Los gigantes tecnológicos han decidido revelarse contra aquellos países en los que se ya se está aplicando el impuesto sobre los bienes digitales y aplicarán una subida de sus tarifas acorde a la tasa de cada país.

Según recoge The Guardian, Google ha avisado a sus usuarios de Reino Unido que a partir de noviembre incrementará un 2% el coste de las tarifas para los anuncios ofrecidos en Google y Youtube.

Esta empresa tecnológica reporta unos ingresos en Reino Unido de 1.600 millones de libras pero solo paga 44 millones de impuestos al declarar bajos beneficios.

Desde el 1 de septiembre, Amazon también ha incrementado sus tarifas. Desde la plataforma explican que: «A principios de esta primavera, el gobierno del Reino Unido introdujo un impuesto a los servicios digitales («DST»). Mientras se aprobaba la legislación y continuamos nuestras conversaciones con el gobierno para alentarlos a adoptar un enfoque que no afectara a nuestros socios vendedores, absorbimos este aumento».

Y añaden: «Ahora que se aprobó la legislación, queremos informarle que aumentaremos las tarifas de referencia, las tarifas de Logística de Amazon (FBA), las tarifas de almacenamiento de Logística de Amazon mensuales y las tarifas de Logística multicanal (MCF) en un 2% en el Reino Unido para reflejar este costo adicional . No aplicaremos los cargos adicionales de forma retroactiva, pero a partir del 1 de septiembre de 2020, los tipos de tarifas enumerados anteriormente aumentarán».

La respuesta de Apple, tal y como informan a través de su web, ha sido incrementar los precios de las aplicaciones y las compras dentro de la aplicación (excluidas las suscripciones de renovación automática) en la App Store en respuesta a los cambios fiscales en Chile, México, Arabia Saudita y Turquía. Sus ganancias se ajustarán en consecuencia y se calcularán en función del precio sin impuestos.

  • Chile: Nuevo impuesto al valor agregado del 19%
  • México: Nuevo impuesto al valor agregado del 16%
  • Arabia Saudita: aumento del impuesto al valor agregado del 5% al ​​15%
  • Turquía: nuevo impuesto a los servicios digitales del 7,5% (además del impuesto al valor añadido existente del 18%).

Además, en Europa también se aplicarán nuevas tarifas en países como Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido, y se calcularán en función del precio sin impuestos. Sin embargo, los precios en la App Store no cambiarán y serán los desarrolladores quienes vean incrementadas las tasas.

  • Alemania: Tasa de impuesto al valor agregado reducida del 19% al 16% (vigente desde julio de 2020)
  • Francia: nuevo impuesto a los servicios digitales del 3% (además del actual IVA del 20%).
  • Italia: nuevo impuesto a los servicios digitales del 3% (además del actual IVA del 22%).
  • Reino Unido: nuevo impuesto a los servicios digitales del 2% (además del actual IVA del 20%).

Las grandes empresas tecnológicas líderes del mercado, quieren un tipo impositivo único y global para todos los países miembros de la OCDE, pero, el problema es Estados Unidos que ha amenazado con aranceles a los países que impusieran algún tipo de impuesto a las empresas tecnológicas.

Por ello, estas empresas, que llevan todas las de ganar, en lugar de pagar el impuesto que les corresponde repercutirán ese coste en los usuarios.