Los pensamientos propios y los pensamientos de segunda mano

Schopenhauer, el gran filósofo del pesimismo, elogiaba a aquellos que “tienen pensamientos propios, originales, frescos”, ya que todo individuo es único e irrepetible