• SATSE Madrid no comprende la actitud de algunos profesionales sanitarios que quieren que la enfermera/o abandone su Consulta de Enfermería para regular el acceso de los usuarios que acuden a los centros de salud, lo que se llama triage, algo que puede hacer cualquier profesional no sanitario.
  • Son muchos los usuarios que se sienten abandonados y coincidimos con la Administración en que los centros de salud deben empezar a funcionar al 100%, con todas las medidas de seguridad necesarias. 
  • La tercera pandemia está a punto de llegar y será la de atención a los pacientes crónicos, abandonados en muchos casos por la priorización que se ha llevado a cabo de los contagios Covid y que hace imprescindible que las enfermeras y enfermeros comiencen a trabajar, al 100%, en sus Consultas de Enfermería.

La última instrucción de la Gerencia de Atención Primaria indica que «el aforo establecido para cada centro de salud es el único límite a contemplar en el acceso presencial de los usuarios al mismo, siendo el resultado de la toma de temperatura y la identificación de sintomatología compatible con la Covid determinantes solamente para realizar la distribución de los flujos de usuarios».

Desde la Administración, y es algo que coincide con los planteamientos de SATSE Madrid, se aboga por que los centros de salud comiencen a funcionar al 100%, con la única limitación del aforo y que los profesionales sanitarios que en ellos trabajan retomen su actividad sanitaria. 

«Hay que volver a cuidar a nuestros mayores, a atender a los crónicos y volver a reiniciar los programas de Salud que llevaban a cabo las enfermeras y enfermeros de los centros de salud y para ello es necesario que las enfermeras vuelvan a poner en marcha sus Consultas de Enfermería», explican desde el Sindicato de Enfermería que no comprende que haya profesionales que sigan reclamando que las enfermeras y enfermeros de los centros de salud han de estar en las puertas de acceso, regulando la entrada de pacientes.

La tercera ola va a ser la que afecte a pacientes crónicos. Muchos usuarios con diabetes, hipertensión, colesterol, control de Sintrom, Epoc, asma, etc. están siendo infracontrolados por la excesiva presión a la que han sido sometidos los centros de salud y a la falta de enfermeras y enfermeros que son los que abordan este tipo de patologías. Si no volvemos ya a las Consultas de Enfermería muchos de estos pacientes verán cómo empeoran sus patologías y deberán acudir a los centros hospitalarios para su tratamiento, incrementándose, aún más, las ya excesivas listas de espera.

«No comprendemos, añaden desde SATSE Madrid, el motivo por el que hay profesionales sanitarios que presionan para que en el punto de control haya una enfermera y que ésta no pueda retomar su actividad asistencial en su Consulta de Enfermería». La labor de la Enfermería es esencial, lo mismo que la de los Fisioterapeutas, y el lugar donde deben estar, ahora y siempre, es en la atención directa al usuario, no en la puerta de acceso de los centros para decidir si un paciente tiene que ir a una consulta o a otra.

El punto de control es, según define la propia Administración, el acceso al centro donde se va a distribuir el flujo de usuarios que deseen entrar, con independencia de si están ya citados o quieren solicitar cita. Ese punto, según la Gerencia Asistencial de Atención Primaria, lo deberá ocupar quien designe el director de centro pero «procurando la mayor eficiencia en el conjunto del trabajo de todos los profesionales del centro».

En dicho punto de acceso, un control no sanitario en opinión de SATSE Madrid, no ha de estar una enfermera ya que las funciones encomendadas a los trabajadores de éste son «toma de temperatura, comprobar la mascarilla e indicar higiene de manos”. También deberán preguntar al usuario si tienen fiebre, tos, dolor de garganta, dificultad para respirar y si han tenido contacto estrecho con un caso confirmado de Covid en los 10 días previos», acciones que bien puede desarrollar cualquier trabajador no sanitario y de hacerlo una enfermera o enfermero se estaría cercenando el derecho de los madrileños a disponer de una atención enfermera. 

«Tener a una enfermera o enfermero en un punto de control es una barbaridad, indican desde SATSE Madrid. Hay que optimizar recursos y tener a un profesional hipercualificado diciendo a los usuarios a qué consulta tienen que ir, tal y como desean algunos, es un despropósito ya que donde deben estar es la Consulta de Enfermería, cuidando de sus pacientes y realizando los programas que, por la Covid, han tenido que postponer en muchos casos».

Desde el Sindicato de Enfermería en Madrid «confiamos en el buen hacer de los directores de los centros de salud y esperamos que actúen con criterios de eficiencia, tal y como indica  la instrucción de la gerente de Atención  Primaria, Sonia Martínez Machuca. Deseamos que se abstengan de adjudicar esta labor a los profesionales de Enfermería que han de retomar su actividad habitual, además de seguir en primera línea combatiendo la pandemia», finalizan.

Fuente: SATSE Madrid