El perspectivismo teológico de Nietzsche es uno de los principios que realmente ayuda a comprender la actitud del filósofo en las principales áreas problemáticas de su filosofía. Y también en las tres transformaciones del espíritu, porque en cada una de las áreas el perspectivismo consistirá principalmente en el hecho de que existen tres posibles puntos de vista, tres etapas en la resolución de cada problema.

En relación al perspectivismo en teología. Seguramente Friedrich Nietzsche es mucho más religioso, en primer lugar, de lo que la gente piensa de él, y en segundo lugar, quizás incluso de lo que él pensaba de sí mismo, según Studref. Este es un fenómeno bastante común cuando la autoestima de un filósofo no coincide con el significado real de su filosofía. Nietzsche sorprendió a sus contemporáneos al proclamar abiertamente la muerte de Dios. No olvidemos que en el siglo XIX en Europa y América, a pesar de cien años de Ilustración, la inmensa mayoría de la humanidad era religiosa.

Quizás para muchos esta religiosidad se redujo a la asistencia semanal a la iglesia los domingos y, sin embargo, cuando Nietzsche anunció, “Dios ha muerto”, la mayoría pensó que el autor mostraba una postura atea, algo muy lejos de la realidad profunda del filósofo. El sentimiento de “la muerte de Dios” es el resultado de una necesidad espiritual inusualmente aguda que atormentó a Nietzsche, similar a la que guió a León Tolstoi en su búsqueda espiritual.

Perspectivismo teológico de Nietzsche a través de Tolstoi

La siguiente afirmación de Tolstoi en la «Confesión», quizás expresa bastante de cerca lo que estaba experimentando Nietzsche: «Y nuevamente este separado del mundo, de mí Dios, como un témpano de hielo, se derritió, se derritió ante mis ojos, y nuevamente no quedó nada, y nuevamente se secó fuente de vida, me desesperé y sentí que no tenía nada más que hacer que suicidarme. Y, lo peor de todo, sentí que tampoco podía hacer eso «.

De hecho, a juzgar por algunos pasajes, se puede concluir que Nietzsche niega a Dios. Por ejemplo, la frase sobre la etapa del niño: «No hay más Dios por encima de mí». Pero no dice que no haya Dios en absoluto. Todavía hay muchas opciones, por ejemplo, «hay un Dios en mí». Y si lee atentamente esos pasajes donde Nietzsche habla de Dios, queda claro que Nietzsche no negó a Dios. Y este es quizás uno de los principales secretos de la filosofía de Nietzsche, que probablemente trató de disfrazar cuidadosamente. No porque tuviera miedo de algo, no, solo lo que dijo sobre la verdad como mujer se puede aplicar a la filosofía, ella también es mujer, y tampoco todo debe ser obvio en ella, no todo está a la vista.

El perspectivismo teológico de Nietzsche
El perspectivismo teológico de Nietzsche

El anticristianismo de Nietzsche

En 1888 Nietzsche escribió el libro ‘El Anticristo, maldición sobre el cristianismo’. En el texto escribe sobre cómo la cristiandad se ha convertido en una ideología establecida por instituciones como la Iglesia, y, de igual manera, cómo las iglesias han fallado a la hora de representar la vida de Jesús.

El filósofo distinguía entre la religión de la cristiandad y la persona de Jesús explicando la religión cristiana como si fuera representada por iglesias e instituciones a las que señalaba su «transvaloración» («Umwertung», en alemán) de los valores instintivos saludables.

Nietzsche usa el término de la transvaloración para destacar el giro sufrido en el significado de los conceptos «bueno» y «malo». Se refiere con ello a la necesidad de, según él, cambiar los falsos valores (transvalorar) que han dominado toda la cultura occidental desde el momento en que la filosofía socrática, proseguida por el platonismo, puso la vida, lo terrenal, lo inmanente y el devenir en función de la muerte, lo suprasensible, lo trascendente y el ser eterno. Desde este momento se rompió el equilibrio entre los aspectos apolíneos y dionisíacos que habían forjado las primitivas bases de la cultura griega, y se invirtieron los valores.


Más sobre Nietzsche

Nietzsche y la muerte de Dios

Con su frase «Dios ha muerto», el filósofo y pensador señala la imperiosa necesidad de situar a la ciencia y a la filosofía por encima de la fe.

Nietzsche y la muerte de Dios

El anticristianismo de Nietzsche

Nietzsche concluye en sus escritos que la cristiandad se ha vuelto mundana al punto de hacerse una parodia de sí misma, una total manipulación de sus enseñanzas y su «buena nueva».

El anticristianismo de Nietzsche

El día que Nietzsche abrazó a un caballo

La vida de Nietzsche fue solitaria y trágica, era un «laboratorio del pensamiento» según su biógrafo Safranski.

El día que Nietzsche abrazó a un caballo