La economía de Perú necesita crecer al 5 % durante veinte o treinta años para llegar a ser un país desarrollado, aseguró este lunes el ministro peruano de Economía y Finanzas, Carlos Oliva.

Durante una conferencia con la Asociación de Prensa Extranjera en el Perú (APEP), Oliva afirmó que la economía peruana puede crecer más allá del 4 % con que cerró el año pasado, más del doble del promedio de Latinoamérica, que rondó entre el 1 % y el 1,5 %.

«El 4 % es una tasa buena para los estándares de la región, pero tenemos las capacidades y potencialidades para poder hacerlo a mayor ritmo», señaló.

El ministro indicó que «la única manera de tener un crecimiento alto y sostenido es mejorar la competitividad», para lo que a mediados de este año comenzarán a aplicar la política de competitividad y productividad diseñada por el actual Gobierno.

Uno de los puntos destacados de esta política es que el país tendrá por primera vez un plan nacional de infraestructura «que identificará las potencialidades de desarrollo de las regiones», según Oliva.

El titular de Economía y Finanzas también resaltó la importancia de las políticas de diversificación productiva para impulsar otros sectores económicos más allá de la minería y la agroexportación, los dos principales pilares de la economía peruana.

«Necesitamos potenciar el sector forestal, el acuícola y el turismo, sectores donde hay mucha ventaja competitiva pero que por algún u otro motivo no somos capaces de desentrampar o destrabar su desarrollo», reconoció Oliva.

El ministro valoró que la recaudación tributaria haya aumentado el pasado año, lo que permitirá en este ejercicio reducir el déficit fiscal.

También anticipó reformas en la distribución y aplicación del canon y regalías mineras, ya que reconoció que los municipios no cumplen con la norma vigente que los obliga a invertir el 30 % de estos ingresos en las propias comunidades.

Por ello, el Ministerio de Economía y Finanzas propondrá regular por ley que un porcentaje vaya al mantenimiento de las obras y no únicamente a la inversión.

«¿De qué sirve tener el mejor colegio o el mejor hospital en el mundo si luego no tiene pupitres o equipos para poder funcionar?», se cuestionó Oliva.

Asimismo, afirmó que todo el sistema del canon minero y las regalías debe revisarse, pero que esto tomará más tiempo y lo harán en diálogo con el Ministerio de Energía y Minas.

Respecto a que las grandes mineras no paguen el canon hasta que tengan beneficios, Oliva consideró que esta práctica es normal porque se trata de grandes proyectos que demandan inversiones de miles de millones de dólares y durante los primeros años no reportan utilidades.

Sobre la construcción del Gasoducto Sur Peruano, el ministro explicó que el Gobierno está pendiente de recibir los estudios sobre tres alternativas que pasan por mantener el trazado original, plantear uno nuevo o incluso una alternativa mixta que incluye el transporte marítimo.

Ese proyecto contemplaba una inversión de 7.328 millones de dólares para construir, operar y mantener un sistema de transporte de gas natural a lo largo de más de 1.080 kilómetros, desde el yacimientos de Camisea, en el sur de Perú, hasta el puerto de Ilo, en una concesión privada de 34 años entregada a un consorcio liderado por la constructora brasileña Odebrecht.

El proyecto, que era desarrollado con Enagás de España y la peruana Graña y Montero, regresó al control del Estado peruano a inicios de 2017 cuando la fiscalía de Perú empezó a investigar las denuncias de corrupción de Odebrecht y actualmente está a la espera de una nueva licitación.

<

p align=»left»>Fuente: Eldiario.es


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario