Redacción

EQUO

La ciencia sigue siendo otra tarea pendiente para este gobierno, que tan solo ejecutó poco más de un tercio del presupuesto de I+D del ejercicio de 2017, dejando un 62% sin ejecutar. Sin embargo, esta cantidad no se añade a los PGE de 2018, por lo que tenemos un recorte acumulado de más de 20.000 millones de euros en la ciencia de nuestro país en tan solo 8 años.

A pesar de que los Presupuestos Generales del Estado contemplan una ligera subida para 2018, esta continúa siendo insuficiente para recuperar años de recortes; subir presupuestos raquíticos da como resultado subidas raquíticas. Además, la subida estipulada del 8,33% queda en un 5,38 si quitamos la partida de investigación en defensa.

Asimismo, se mantiene el peso de los créditos, al menos el 40%, que no se ejecutan sin medidas específicas, lo que supone de facto “vender” un incremento del presupuesto en determinadas partidas cuando en realidad no tienen una traducción real en inversión, ni en proyectos.

Además, a pesar de los problemas denunciados por los Organismos Públicos de Investigación no hay ni una sola medida destinada a reducir la carga burocrática, ni a eliminar la intervención previa.

Es necesario poner el I+D+i en el centro del cambio del modelo productivo, pero en su lugar el Gobierno ha optado por consolidar el déficit a costa del I+D+i  a base de recortes y trabas burocráticas.

Deja un comentario