Las autoridades pidieron este lunes desaforar al ministro de Economía de Guatemala, Acisclo Valladares, por supuestamente comprar votos en el Congreso para la aprobación cuando trabaja en la empresa telefónica Tigo, subsidiaria de Millicom International Cellular.

Este caso, investigado por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y la Fiscalía bajo el nombre «Subordinación del poder legislativo al Ejecutivo. Una expresión de la captura del Estado (el mecanismo de la compra de votos)», implica también a la exvicepresidenta Roxana Baldetti, quien entre 2012 y 2015 supuestamente dirigió desde el Gobierno la actividad del Organismo Legislativo, socavando así la separación de poderes.

Otros seis diputados, además del parlamentario y actual candidato a la Presidencia del país por el partido oficial Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) Estuardo Galdámez, tienen una solicitud de antejuicio (desafuero) en su contra por este caso, que es un «síntoma» de la alteración del orden democrático para «comprar el Estado».