El presidente de Chile, Sebastián Piñera, afirmó este lunes que uno de los grandes desafíos de la Cumbre del Clima de 2019 (COP25), que se realizará en Santiago en diciembre, es que los compromisos para luchar contra el cambio climático sean más exigentes y exigibles.

«Vamos por mal camino en materia de combatir, mitigar, atenuar y adaptarse a lo que está significando el cambio climático y el calentamiento global, y tenemos que cambiar el curso de la historia», dijo Piñera en una actividad en la sede del Ejecutivo.

El mandatario encabezó la primera reunión del comité presidencial de la COP25, una instancia formada por 27 autoridades y expertos que colaborarán en la organización del evento, que se realizará del 2 al 13 de diciembre.

Piñera consideró que los compromisos adquiridos en cumbres del clima anteriores son insuficientes y «no son suficientemente exigibles», y aseguró que existe «muchas resistencia» entre los países a fijar metas más ambiciosas.

«Hay mucha resistencia, parte de esa resistencia hizo que la COP24 en Polonia no fuera todo lo productiva que se esperaba de ella», sostuvo.

El presidente chileno afirmó que quiere introducir dos temas específicos a la agenda de la COP25: la protección de la Antártida y el cuidado de los océanos.

La Antártida, subrayó Piñera, tiene 35 millones de kilómetros cuadrados de superficie, es uno de los mayores continentes del mundo y puede «contribuir a salvar el planeta».

En cuanto a los océanos, el mandatario resaltó que estos absorben el 80 % de las emisiones de dióxido de carbono y las transforman en una sustancia inerte que se posa en el fondo del mar, una situación que, advirtió, está cambiando.

«Por el aumento de la temperatura los océanos están empezando a devolver a la atmósfera el CO2 y están perdiendo su capacidad de absorber, mala noticia», dijo Piñera, que quiere que la reunión en Chile sea recordada como la «COP Azul».

En el plano chileno, el presidente enumeró varias iniciativas de su Gobierno para proteger el medioambiente y luchar contra el calentamiento global, como el compromiso de reducir las emisiones en un 30 % hasta el año 2030.

«Sabemos muy bien que Chile en esta materia es un aportante marginal, menos del 0,5 % de las emisiones provienen de nuestro país, pero al final todos tenemos una responsabilidad, algunos más, otros menos», sostuvo.

En ese sentido, subrayó que «una parte importante del partido» se juega en China y Estados Unidos, los dos países más contaminantes del mundo.

Piñera recordó que Chile se ofreció a acoger la COP25 después de la negativa de Brasil, y trató de postergar la cumbre hasta enero de 2020, aunque finalmente no lo consiguió.

También indicó que el Gobierno ya tiene «identificado» el recinto que acogerá el encuentro, uno de los puntos que más preocupación generaba ante la imposibilidad de ocupar el Espacio Riesco, un centro de convenciones que se usa habitualmente para eventos de alto perfil y gran convocatoria.

«Todos los temas logísticos ya han sido resueltos y prontamente vamos a informar de ello», señaló.

DEJA UNA RESPUESTA