“Nada que dañe a la dieta mediterránea puede ser aprobado por el Gobierno”. Estas han sido las palabras del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, con respecto al polémico etiquetado nutricional, Nutri-Score. Con estas palabras, Planas ha marcado su clara oposición a la adopción del semáforo nutricional en España, un proyecto defendido por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, quien insiste en que el sistema será implantado a finales de año. Sin embargo, las críticas cada vez más generalizadas contra este sistema, generan dudas sobre el destino del Nutri-Score en España. Al mismo tiempo, cobra fuerza una alternativa, el sistema italaiano NutrInform Battery, que se alinea con los intereses de los países mediterráneos.

Las palabras de Planas contra el Nutri-Score han sido contundentes. “Tenemos que defender los intereses de España, que son los de la dieta mediterránea”, ha dicho el ministro durante una entrevista en el programa ‘Herrera en COPE’. De esta manera, Planas demostró estar en contra del proyecto del ministro Garzón, con quien aseguró estar llevando a cabo conversaciones y discusiones para abordar el proyecto de adopción del Nutri-Score en España. 

“Los productos de la dieta mediterránea no pueden quedar penalizados por una visión que es controvertida desde el punto de vista nutricional”, aseguró Planas. El ministro se ha pronunciado particularmente sobre la situación del aceite de oliva, el jamón ibérico y los quesos españoles, que en sus propias palabras, son “penalizados” por el Nutri-Score. 

El caso del aceite de oliva ha sido uno de los que más revuelo ha causado en los últimos meses. Lo que ha llevado a la Sectorial Nacional del Aceite de Oliva Virgen con Denominación De Origen a manifestarse contra Garzón, al considerar que el Nutri-Score “está destrozando la imagen del aceite de oliva español como producto saludable”. 

A través de un comunicado, el presidente de la Sectorial, Enric Dalmau, y su secretario, José Manuel Bajo, se han referido a las declaraciones recientes de Garzón, quien ha resuelto excluir al aceite de oliva del Nutri-Score. Una medida que, para el sector “de nada sirve”, ya que, en el resto de Europa, el producto seguirá recibiendo una mala clasificación. Lo que para la Sectorial significa “un fraude al consumidor, al tiempo que supondría un absoluto desastre para la imagen de los aceites de oliva”. Además, insisten en que su exclusión sembraría una “sombra de duda sobre su calidad para la salud”.

Quien ha respaldado la posición del sector del aceite de oliva ha sido Planas, quien ha vuelto a cargar contra la decisión de excluir al aceite de oliva del Nutri-Score. “¿A quién se le ocurre devaluar un producto estrella dentro de nuestro campo?”, ha preguntado el ministro de Agricultura. También ha advertido sobre las consecuencias que tendrá una baja clasificación del aceite bajo el sistema. Esto teniendo en cuenta que España exporta más de un millón de toneladas de aceite. Lo que, a su vez, representa más de 2.800 millones de euros anuales para la balanza comercial. 


No es la primera vez que Planas hace pública su oposición al Nutri-Score. Semanas atrás, el ministro ya había afirmado que lideraría la defensa de los productos españoles y que no permitiría que “algunos de nuestros productos, los más saludables y estrella del comercio alimentario sean penalizados injustamente”. Aunque sus dichos cobran más relevancia en el contexto actual, debido a que días atrás, Garzón dejó asentada su decisión de seguir adelante con la implantación del sistema. Esto, pese a que son cada vez más las voces en contra del sistema.

Las discrepancias entre ambos ministros son un reflejo de lo que suscita este sistema, no solo en España, sino también en el resto de Europa. Este sistema no convence a numerosos expertos, especialistas y entidades que han manifestado su preocupación con respecto a la adopción del Nutri-Score. Es por ello que genera una gran incertidumbre la decisión a la que llegará la Comisión Europea el año próximo, cuando deba pronunciarse sobre la elección del sistema de etiquetado armonizado que será implantado a nivel europeo. 

Tal como lo ha advertido Planas, el debate en torno a la elección del sistema, no será sencillo. Sobre todo, debido a las diferentes visiones e intereses que entran en juego. Es por ello que ha llamado a “racionalizar el debate” y defender los intereses de España y de la dieta mediterránea. Un discurso similar al de la presidenta de la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación en el Senado, María Teresa Macías, quien ha afirmado de que el Gobierno español jamás admitirá la implantación de un etiquetado que ponga en riesgo a los productos españoles. Por el contrario, aseguró que se buscará un sistema que se ajuste a los criterios científicos. 

En ese sentido, el sistema que empieza a cobrar relevancia en España es el sistema NutrInform Battery. Se trata de la propuesta italiana, una alternativa al Nutri-Score que no penaliza los alimentos de la dieta mediterránea. De hecho, debido a su capacidad de defender los productos estrella de la dieta mediterránea, el NutrInform Battery comienza a ganar cada vez más adeptos en España. Entre ellos, el Partido Popular, que ha pedido al Gobierno detener la implantación del Nutri-Score. Días atrás, el Grupo Parlamentario Popular en el Senado, registró una moción en la Cámara en la que destaca al NutrInform como una alternativa a las limitaciones del Nutri-Score. 

El NutrInform Battery fue especialmente diseñado para superar los puntos débiles del sistema de semáforo francés. Es por ello que el etiquetado italiano pone el foco en la nutrición. Su objetivo es brindar al consumidor información clara y concisa sobre la presencia de diferentes nutrientes en los alimentos. Información que le servirá a los consumidores a la hora de seguir una dieta variada y equilibrada, como lo es la mediterránea. De esta forma, Italia ha logrado valorizar la dieta mediterránea y, al mismo tiempo, proteger la cadena agroalimentaria. Un ejemplo que España debe seguir, si quiere evitar el descontento generalizado de sectores clave para la economía.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso por tu cuenta? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA