Planas ha asistido este martes a la inauguración de la Oficina de Información del PSE-EE en Barakaldo (Vizcaya), acompañado del lehendakari y cabeza de lista al Congreso por Vizcaya, Patxi López, y del candidato socialista a la Alcaldía de Barakaldo, Alfredo Retortillo.

El ministro ha dicho sentirse “muy orgulloso” de pertenecer al Gobierno de Pedro Sánchez “que está intentando hacer honestamente las cosas con dignidad y progreso” y “trabajar a favor de la gente que lo necesita, de la igualdad, la justicia y del futuro”.

Tras afirmar que la moción de censura contra Mariano Rajoy fue “un mazazo de dignidad de España contra un gobierno que había caído en lo más profundo de la corrupción y había sido incapaz de asumir las consecuencias políticas como en cualquier sistema democrático ocurre”, Planas ha dicho que el PSOE tuvo “la osadía de encabezar una serie de votos que recibimos para dar la vuelta de la página de la historia de España del primer partido condenado por corrupción por el Tribunal Supremo”.

“En cuanto pasamos la página nos pusimos a trabajar por aquello que siempre hemos creído, por lo que han sido siempre nuestros objetivos e, ideales, trabajar para el conjunto de los ciudadanos, y, especialmente, para los trabajadores y clases medias que son quienes más necesitan , sin duda, el apoyo de un gobierno, y que habían sido olvidadas desde la crisis económica, desde que el PP asumió el gobierno”, ha dicho.

Planas ha señalado que en los nueves meses de gobierno socialista “han conseguido hacer algunas cosas para revertir la situación, aunque todo no”. Por ello, ha dicho que “hace falta de nuevo un gobierno socialista en España a partir del 28 de abril, porque nos han quedado muchas cosas por hacer, y muchas cosas importantes”.

El ministro ha apostado por una España “de libertad” en la que “todos se puedan sentir cómodos dentro de la Constitución”, que “unió y debe continuar uniendo a todos los españoles, sean de donde sean”.

También ha reivindicado la igualdad del hombre y la mujer, “una seña que caracteriza” al gobierno socialista, y el respeto. En ese sentido, ha lamentado la “crispación y el extremismo que se ha instalado en la vida política española” en los últimos años.

“No comprendo la crispación política de algunos, y ya no digamos desde que perdieron el gobierno en junio, no comprendo hasta qué punto el extremismo de la derecha ha avanzado pasos en los últimos años”, ha censurado, para asegurar que los socialistas son “gente de respeto, también a los que no piensan como nosotros” y “gente de diálogo, un diálogo que intentamos llevar siempre adelante con la voluntad de no romper puentes”.

Además, ha afirmado que el Gobierno del PSOE es “europeísta” porque “solo dentro de Europa hemos encontrado el anclaje y los valores que nos van a dar un futuro”.

Por ello, ha dicho no reconocer a “esa extrema derecha que “le está marcando el paso al PP y a Ciudadanos, que son prácticamente un tridente que funciona con tres cabezas y un solo programa, y que ahora hemos encontrado en Andalucía por una carambola ante la cual hay que llevar mucho cuidado”.

Tras advertir que no se ha podido modificar el voto rogado porque el PP “lo ha impedido” y va a haber “centenares de jóvenes españoles que se han ido a trabajar fuera y no van poder votar”, ha dicho que es “muy importante que las ideas de tolerancia, libertad y progreso puedan ser una realidad de presente y de futuro para poder continuar haciendo la España que queremos”.

SITUACIÓN “EXTRAÑA” DE EUROPA

Por otro lado, ha afirmado que Europa está en una situación “extraña” y en un momento “muy difícil” porque es “la primera vez que las fuerzas antieuropeas y de extrema derecha se están organizando dentro del parlamento europeo y de cara a las elecciones de mayo”.

“También las elecciones del 28 de abril tienen mucho que ver con la opción de futuro para España y para Europa”, ha advertido.

Deja un comentario