El filósofo Platón estaba convencido de que el universo constaba de cuatro elementos: fuego, agua, aire y tierra. Y, a su vez, se forman a partir de las partículas más pequeñas que tienen una estructura estrictamente definida. Investigadores de la Universidad de Pensilvania, la Universidad de Tecnología y Economía de Budapest y la Universidad de Debrecen concluyeron que el filósofo griego Platón tenía razón al argumentar que la tierra está hecha de cubos, según recoge ScienceDailt. De hecho, la pregunta para la que los científicos buscaban respuesta era qué formas surgirían si una piedra se rompiera en pedazos pequeños. Para ello, crearon un modelo geométrico, que cortaron al azar en dos partes, y luego una y otra vez, y al final obtuvieron un «montón de cubos».

La intuición de Platón se puede explicar por el hecho de que las partes de un todo que una vez fue único deberían estar conectadas sin espacios. Y el único poliedro que se conecta sin espacios es un cubo, dicen los autores en la descripción del estudio. Para probar la exactitud de su modelo matemático, los científicos han medido muchas piedras diferentes en la naturaleza. Algunas de ellas fueron despedazadas por el hombre, otras fueron erosionadas por las fuerzas de la naturaleza, pero en cualquier caso, en promedio, sus partículas eran cubos.

Al mismo tiempo, encontraron un lugar en la Tierra donde no se cumple esta «regla de Platón». Esta es la Calzada de los Gigantes en Irlanda del Norte con sus columnas altas y verticales. Los científicos explican esta anomalía por el inusual proceso de enfriamiento del basalto. Nueve de cada diez veces, si una roca se rompe, encoge o cizalla, y si estas fuerzas generalmente ocurren juntas, terminas con fragmentos que son, en promedio, cúbicos. Solo si están bajo estrés, obtienes algo diferente. La tierra simplemente no lo hace a menudo, señalan los investigadores.

Esencialmente, los científicos han respondido a la pregunta de qué formas se crean cuando las piedras se rompen en pedazos. Es de destacar que encontraron que la hipótesis matemática básica une los procesos geológicos no solo en la Tierra, sino también en todo el sistema solar, donde en opinión de los expertos de esta investigación, también se cumplen los principios cúbicos descritos hace siglos por Platón.

Un filósofo, astrónomo, matemático, erudito clásico…etc, que no deja de sorprendernos tanto tiempo después de su muerte. Lo más llamativo en realidad es la forma en que deducía sus hipótesis y cómo siglos después, siguen de rabiosa actualidad e incluso vigencia.