En declaraciones a RNE, recogidas por Europa Press, Rosell ha explicado que «esa mal llamada ‘policía patriótica’, las cloacas del Estado», defendía trabajar para el Estado, cuando en realidad lo hacían «para el partido». Estas declaraciones se producen después de que este miércoles el líder de Podemos se personara en la Audiencia Nacional como perjudicado en el caso Villarejo por la sustracción de datos sensibles de un móvil que acabaron publicados en un medio de comunicación en 2016.

Rosell ha recalcado que ahora se da la paradoja de que el juez Manuel García-Castellón, que vuelve de ser juez de enlace en Francia, «deba investigar a quienes decían luchar contra el terrorismo». Para la candidata de Podemos, el comisario jubilado, ahora en prisión preventiva e investigado, ha estado siempre ahí «apoyado por el Gobierno», y ha señalado que cuando realizaba «encargos contra el rival político» lo que hacía era «poner al partido por encima del Estado».

«Está claro que había gente del Gobierno interesada detrás (…), había intereses partidistas», ha lamentado, para luego subrayar una vez más que este tipo de actividades presuntamente ilícitas «desprestigian a las instituciones». En este sentido, ha calificado las actividades de Villarejo de corrupción, de «el Estado en B». «Son las cloacas que contaminan todo y por las que se nos desangran también los presupuestos», ha añadido.

Esta misma mañana el secretario de Sociedad Civil y Movimiento Popular de Podemos, Rafa Mayoral, apuntaba a una «policía política que persiguió a la disidencia e intentó destruir Podemos», en relación a la sustracción del móvil de una asesora de Iglesias y a la posterior utilización y difusión de datos personales para desprestigiar a la formación.

Por su parte, la ‘número dos’ de la formación morada, Irene Montero, ha denunciado que «las cloacas fabrican pruebas falsas contra Podemos», y ha apuntado que PP y PSOE impidieron que el comisario Villarejo compareciera en el Congreso para dar cuenta de sus actividades.

No obstante, desde Podemos declinan valorar la citación de ayer a Pablo Iglesias en calidad de testigo como perjudicado del caso Villarejo en la Audiencia Nacional, debido a que permanece bajo secreto de sumario.

DEJA UNA RESPUESTA