Podemos Cantabria ha decidido esta tarde suspender cautelarmente de militancia a sus diputados regionales José Ramón Blanco y Verónica Ordóñez, que en la última semana han escenificado su enfrentamiento derivado de la denuncia de ella por acoso laboral contra él.

La decisión afecta a dos de los tres diputados que Podemos tiene en el Parlamento de Cantabria y se produce después de que Blanco volviese a la Cámara regional tras dos meses ausente por la denuncia que Ordóñez y otras dos compañeras del partido presentaron contra él por presunto acoso laboral.

Verónica Ordóñez advirtió de que, tras la vuelta de Blanco a los plenos del Parlamento este lunes, ella no se volvería a sentar a su lado en la bancada de Podemos y decidió no acudir a la sesión del pasado jueves, 20 de diciembre, en la que se aprobaron los presupuestos regionales.

En una reunión del Consejo de Coordinación celebrada este sábado, según ha informado el partido, se ha decidido suspender de militancia a estos dos diputados, que junto a Alberto Bolado forman el grupo parlamentario de Podemos, hasta que no se resuelvan los procesos de investigación que están llevando a cabo tanto el partido como los órganos judiciales.

En un comunicado, Podemos Cantabria explica que las disputas «particulares» entre ambos «están contribuyendo a degenerar la imagen del partido y a disminuir la credibilidad de su valor político».

Además, les acusan de «empujar» al grupo parlamentario a una situación «insostenible» e «indigna» para una fuerza cuya prioridad ha de ser ofrecer soluciones y garantías a la ciudadanía.

Por ello, según señala Podemos Cantabria, su secretaria general, Rosana Alonso, solicitará al Comité de Garantías Democráticas del partido un proceso de investigación «en condiciones, serio, objetivo y con todas las garantías jurídicas», lo que, a su juicio, «en ningún momento se ha realizado».

En opinión de Alonso, esto ha impedido «aportar una solución real a los problemas presentados».

Hasta ahora, la líder regional de Podemos ha alegado que «la única propuesta de resolución es la elaborada por el Comité de Salud y Seguridad laboral», cuya intervención considera «muy desafortunada y arbitraria».

Y ha recordado que, según el secretario de Organización estatal, Pablo Echenique, se trata de un órgano «independiente del partido y sin ninguna capacidad sancionadora».

Por lo tanto, Rosana Alonso considera «que es hora de que se dé solución urgente a los problemas internos sin enquistamientos» con el objetivo de dedicar los esfuerzos del partido a la mejora del bienestar de los ciudadanos, que es, a su juicio, la «única tarea» para la que Podemos Cantabria «tendría que generar portadas».