Este jueves, el Gobierno ha admitido que el coste de los asistentes personales, con los que sigue contando Juan Carlos I, están siendo pagados por Patrimonio Nacional a petición de la Casa del Rey.

Patrimonio Nacional asume, además de las comisiones de servicio, las nóminas de los tres ayudantes de cámara con los que cuenta el rey emérito en Abu Dabi de acuerdo con lo que se dispone en la ley de Presupuestos Generales del Estado, aunque es la Casa Real quien decide a qué tareas les dedica.

Este miércoles, elDiario.es informaba de que el coste del personal que asiste al rey emérito desde que se trasladó a Emiratos Árabes corre a cargo de Patrimonio Nacional, el organismo que se encarga de conservar el patrimonio artístico e histórico del país.

Patrimonio Nacional asume, además de esos tres salarios, los gastos derivados de su estancia en Emiratos Árabes Unidos. elDiario.es lo confirma gracias a que tiene en su poder facturas emitidas por la empresa Viajes El Corte Inglés. El total del gasto solo en viajes de sus asistentes de cámara ronda los 4.000 euros desde que el exjefe del Estado salió de España. A mayores habría que sumar el alojamiento y las dietas.

Ni el Gobierno, ni el portal de Transparencia ni el Congreso de los Diputados han facilitado dato alguno sobre el coste total de la estancia del rey emérito y del personal a su cargo.

Esta situación pone de relevancia que la decisión que tomó Felipe VI ante los escándalos financieros al trascender a la opinión pública los escándalos que salpicaron a Juan Carlos I (y que afectan a Felipe VI), quitar la asignación presupuestaria que recibía Juan Carlos I, era un mero espejismo, ya que el emérito sigue cobrando del Estado.

El Ministerio del Interior se niega a detallar el dispositivo que tiene desplegado en Emiratos Árabes Unidos con el argumento de que se trata de información reservada.

Este jueves, Podemos y otros partidos como ERC, EH Bildu y Compromís han lamentado que Patrimonio Nacional asuma esos costes, algo que el socio minoritario del Gobierno considera que es pagar «sus caprichos».

«Patrimonio Nacional paga la lujosa vida del rey huido. Qué monumento más campechano. No son suficiente sus millones de euros en paraísos fiscales, le tenemos que seguir pagando con dinero público todos sus caprichos. Mientras, la derecha y el PSOE se niegan a investigarlo», escribía la formación morada a través de Twitter.

Podemos carga contra el PSOE por "seguir pagando los caprichos" de Juan Carlos I
Podemos carga contra el PSOE por «seguir pagando los caprichos» de Juan Carlos I

Pablo Iglesias ha reprochado al PSOE su oposición a tramitar la comisión de investigación sobre el uso de tarjetas opacas que habían solicitado en el Congreso.

Gabriel Rufián, el portavoz de ERC en el Congreso, también ha mostrado su malestar en relación a esta circunstancia y ha escrito en sus redes sociales: «La corrupción es ya Patrimonio Nacional en España».

El diputado de EH Bildu en el Congreso Oskar Matute ha escrito: «Suma y sigue… hasta el bochorno y la vergüenza infinita y más allá!».

Por su parte, Carles Mulete, senador de Compromís ha reclamado la comparecencia de la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, para que explique las condiciones en las que «se ayudó a Juan Carlos de Borbón a escapar del país», después de conocerse que tiene tres asistentes en Abu Dabi.

Fuentes de Moncloa han señalado a Efe que don Juan Carlos cuenta con este tipo de asistentes desde que asumiera la jefatura del Estado en 1975 y han subrayado que los ha seguido manteniendo desde que abdicó en 2014 «de acuerdo con lo previsto en la legislación vigente».

El apoyo a Juan Carlos I de Carmen Calvo

Carmen Calvo ha rechazado retirarle su condición honorífica de Rey a Juan Carlos I y también que se abra una comisión de investigación en el Congreso, como pide Unidas Podemos, porque la mejor garantía, a su juicio, para investigar sus presuntas irregularidades es la vía judicial y el Ministerio Fiscal.

Asimismo, ha defendido que el monarca puede regresar a España cuando «lo considere oportuno», al igual que se fue de España en verano porque valoró que lo que correspondía en ese momento, por las razones que explicó en una carta, que su hijo el Rey Felipe VI hizo pública de forma «idónea».